Trabajar en una startup molona o en una multinacional?

He tenido la suerte de poder trabajar en una PYME, una startup y dos multinacionales.
Escoger dónde trabajas tiene un impacto enorme en tu situación financiera, tu desarrollo profesional y personal e incluso en tu situación emocional.
En el siguiente artículo te cuento cómo pensar de forma estratégica en la selección de tu carrera profesional.

Decidir dónde y para quién trabajamos acostumbra a tener un impacto muy importante. Si bien es verdad que “generalizar” a veces puede ser arriesgado, si que me parece muy necesario entender lo que podemos esperar (y más importante aún) lo que no podemos esperar cuando trabajamos por un determinado tipo de empresa.

¿Multinacional o una start-up super sexy? ¿Qué tiene sentido a nivel salarial?

Antes de entrar a analizar algunos niveles más cualitativos, empezamos hablando con datos. Evaluemos a nivel salarial.

¿En qué tipo de empresa puede ser mayor nuestra expectativa salarial?

Es importante entender, conceptualmente, que cuanto más dinero gane una empresa más posibilidades tendremos de “participar” como empleados de una parte de ese valor creado.

Así que vamos a imaginar el salario de un puesto de manager con una cierta responsabilidad de gestión de equipos dentro de una empresa. Pensemos en un manager que gestiona un equipo de decenas de personas. Veamos qué podemos esperar salarialmente si trabaja en una multinacional, en una start-up o incluso en una PYME.

Trabajando para una multinacional:
Título: Commercial Director (nombre anglosajón).
Salario base: 100.000 euros 
Variable anual: 20.000 euros

Trabajando para una startup:
Título: Chief Growth Officer (nombre molón) :  60.000 euros
Variable anual en forma de Phantom Shares: 100.000 euros

Trabajando para una PYME:
Título: Responsable de ventas (el nombre de toda la vida):  
Salario base: 70.000 euros 
Variable anual: 7.000 euros

Algunas consideraciones:

  • Cómo bien sabes los salarios varían de forma muy importante entre compañías de la misma tipología (variaciones habituales pueden oscilar entre el 20% y 30%). Por ello, los ejemplos que comparto son totalmente ilustrativos y lo importante es que te quedes con el concepto en función de la tipología de empresa.
  • Partiendo de mi nota anterior:
    • En una multinacional podríamos imaginar que su salario es de unos 100.000 euros + 20% en variable.
    • En una startup podríamos imaginar que su salario es de 60.000 euros + 100.000 euros (en formas de phantom shares de la startup). Las start-ups quieren atraer talento y saben que no pueden competir en salario fijo con una multinacional pero a cambio ofrecen incentivos potentes en forma de “stock options” (que sólo acaban transformándose en dinero si la start-up tiene éxito y se acaba vendiendo).
    • En una PYME podríamos imaginar que su salario sería de 70.000 euros + 10% de variable. Fijo ligeramente más alto que en una start-up que pierde dinero pero claramente más bajo que en una multinacional. Nada de stock options. La propiedad del negocio es familiar.

Lo siguiente que deberíamos entender es el salario medio esperado a 5 años vista en función de la empresa en la que nos empleamos.

En el caso de la multinacional y la PYME no es nada difícil hacer una estimación del salario medio estimado a 5 años vista. Pero en el caso de la start-up la cosa se complica un poco.

Para conocer el salario medio estimado al trabajar en una start-up deberemos entender en qué porcentaje de ocasiones las phantom share de esa start-up tendrán valor ( ya que en los casos en qué la start-up no acabe teniendo éxito esas phantom shares serán tierra en l’Havana).

Y para ello, entendiendo que la start-up en cuestión está invertida por un buen fondo de Venture Capital debemos entender cuál es el porcentaje medio de éxito de esos fondos.

Los mejores fondos de Venture Capital acostumbran a tener el siguiente track record:

  • En un 10% de los casos pueden obtener grandes plusvalías de sus inversiones recuperando la mayoría de otras inversiones fallidas. Son las famosas “empresas home runs”.
  • En un 30% de los casos pueden simplemente recuperar su inversión realizada (o una parte invertida). Son las famosas “empresas zombies”.
  • En un 60%% de los casos pueden perder totalmente o casi en su totalidad su inversión. Son las “muy habituales start-ups fallidas”.

Salario a 5 años vista en función de tu elección profesional

Por ello a 5 años vista, podemos esperar obtener los siguientes ingresos en función de nuestra elección.

  • En la multinacional habremos ingresado de 500.000 euros a 600.000 euros brutos (el valor final dependerá del porcentaje de salario variable que ingresemos).
  • En la PYME habremos ingresado de 350.000 euros a  385.000 euros brutos (el valor final dependerá de nuevo del porcentaje de salario variable que ingresemos).
  • En la start-up ingresaremos:
    • En el caso normal que la start-up no triunfe (60% de los casos): 300.000 euros (si no ha desaparecido antes claro).
    •  En el caso que la start-up sea un zombie y sea malvendida  (30% de los casos): 300.000 euros salario + 20% del valor de nuestras opciones (ya que recuperamos algo de valor de esas phantom shares, 100.000 euros) = 400.000 euros.
    • En el caso que nos toque la lotería (10% de los casos) y la start-up en cuestión triunfe (el valor de nuestras opciones – esos 100.000 euros anuales – lo multiplicamos por 2) = 300.000 euros (de salario) + 1.000.000 euros (de las phantom shares) = 1,3 Millones de euros.
    •  Por tanto, jugando con las probabilidades, el valor medio esperado al trabajar en una start-up sería de : 300.000 € x 60% + 400.000€ x 30% + 1,3M€ x 10% = 430.000 euros

Por tanto, sólo en un 10% de las ocasiones trabajar en una startup te hará “ganar más dinero” que trabajar en una multinacional en un periodo de 5 años.

En una multinacional habitualmente tendrás un salario medio esperado de un 30% a un 50% superior al de un rol parecido en una start-up o una PYME.

Es verdad que si te toca la lotería y si la startup en la que trabajas tiene mucho éxito podrás ganar más del doble de lo que hubiéramos ganado en una multinacional.

De todas formas, recuerda que esa situación no es nada habitual y una gran parte de qué eso ocurre no depende de ti.

Prioriza siempre aprendizajes y evolución profesional

Acabamos de ver un análisis donde te mostraba los salarios medios esperados a cinco años vista al comparar roles muy parecidos.

La última parte de la frase anterior es la clave: “roles parecidos”.

Muchos caminos te llevan a Roma. No hay una fórmula imbatible cuando pretendes evolucionar y crecer profesionalmente.

A edades tempranos tu motor siempre deber ser tu progresión profesional.
Fuente: Unsplash

Por ello, es esencial que cuando pienses en tu carrera profesional te focalices exclusivamente en aquello que depende de ti.

Todos tenemos días malos profesionalmente hablando (una bronca con el jefe, malos resultados temporales, decisiones duras que tomar…) pero recuerda que, aunque haya muchas cosas que no podamos hacer durante esos “días malos”, siguen habiendo otras que dependen exclusivamente de nosotros.

Un buen ejemplo para inspirarnos es lo que le cuenta Séneca a su madre a pesar de encontrarse exiliado en Córcega:

“Me encuentro alegre y contento como en los mejores días”.

Séneca

Y el maestro estoico continúa…

…. nuestros mejores días son aquellos en que el ánimo, libre de todo cuidado, emprende cómodamente los trabajos, y en tanto, encuentra placer en los estudios ligeros, en tanto ávido de verdad se eleva para contemplar su naturaleza y la del universo […].

Séneca

Trabajes en una multinacional, start-up o PYME hay algo que no debes olvidar nunca. Estás invirtiendo mucho de tu tiempo y energía y como recompensa a tu esfuerzo y foco debes obtener un buen crecimiento profesional y también una buena recompensa económica.

No busques ser un empleado como muchos con 10 años de experiencia repitiendo exactamente un año tras otro lo mismo. Eso no son 10 años de experiencia. Eso es 1 año de experiencia repetido 10 veces.

10 años de experiencia repitiendo lo mismo no son 10 años de experiencia profesional.
Es 1 año de experiencia repetido 10 veces. Fuente: Unsplash

Todas las empresas tienen obviamente necesidades que cubrir y no siempre es evidente poder “ganar nuevas experiencias profesionales” dentro de la misma empresa. Especialmente difícil en periodos de crisis. Pero, a medio plazo debes aportar tanto que la empresa no tenga otro remedio que escuchar tus deseos de crecimiento profesional con nuevos retos y responsabilidades.

Durante los veinte y los treinta es crítico busca empresas que ofrecen oportunidades de desarrollo profesional en industrias lo más rentables posibles.

Y sí, por supuesto, hay que trabajar mucho.

No hay nada gratis en ningún lugar.

Pero recuerda que para tener impacto en una empresa, además de trabajar duro hay que trabajar también de forma inteligente. No te engañes. Los que dicen que trabajando un poquito de forma muy inteligente se acostumbra a escalar rápidamente en una empresa (perdón por la expresión) acostumbran “a mentir como cosacos”. There is no free lunch.

Por otro lado, a los cuarenta y cincuenta debes maximizar tu salario así que aporta mucho a tu empresa y al mismo tiempo sé (muy) exigente con tus condiciones económicas.

Recuerda que es importante que te valores y aprendas a negociar. Si tú no lo haces, otros no lo harán por ti. Cuando negocies, usa datos. Lo único que no es discutible son los datos contrastados (benchmarks salariales serios, tus resultados obtenidos…). Si quieres aprender más a negociar tu salario te dejo un enlace a un artículo en forma de guía que te ayudará.

Conclusiones

La mitad de las casi 700 personas que habéis respondido a una encuesta reciente que lancé a través de Telegram habéis respondido que vuestra prioridad en caso de tener menos de 30 años sería trabajar en una multinacional.

Fifty – fifty: un debate interesante. La mitad no os veis en una multinacional

Al priorizar y elegir dónde trabajar el dinero potencial que puedes ganar claro que importa. Pero por supuesto que no lo es todo. Hay muchísimas más variables que debes tener en cuenta al tomar tu decisión.

Ten cuidado con los comentarios que escuches por ahí. Debes tener tu propia opinión de lo que realmente quieres para ti. Mucha gente habla mal de la consultoría o de la banca de inversión porque es verdad que son ocupaciones en las que hay que dedicar muchísimas horas. Por supuesto. Pero a cambio te ofrecen unas oportunidades de crecimiento y de networking profesional a edades tempranas inalcanzables en otras industrias.

Sé fiel a la empresa que te ha dado oportunidades y crecimiento pero al mismo tiempo hazte valorar. Personalmente, cuando veo CVs de personas que van saltando cada 2 años de empresa a empresa desconfío. Especialmente si son personas que han realizado más de 7 u 8 saltos antes de los treinta-y-cinco. En muchas ocasiones, lo fácil es cambiar de empresa cuando eres joven. Es obvio. Pero entender cuándo aguantar para seguir creciendo y cuándo saltar es un arte. Y en una sociedad cada vez más impaciente creo que hay valor en las personas fieles que no se van a la primera dificultad que encuentran en una empresa.

Siempre habrá momentos complejos en cualquier carrera profesional exitosa.

Recuerda también, que a mayor edad te será más difícil cambiar. Tu sensación de riesgo va en aumento a medida que te haces mayor. Pero el error más grave y frecuente que observo como ya he comentado es no tener 10 años de experiencia sino repetir 1 año de experiencia 10 veces seguidas.

Y por último, no olvides la regla primera del capitalismo. Siempre aporta mucho más de lo que cuestas. Si lo haces, te irá bien si negocias fuerte y bien por ti.

¿Start-up, multinacional o PYME?
A veces la ilusión nos puede. Quizás quieras trabajar por esa start-up genial que va a cambiar el mundo. Está bien. No hay problema. Pero sé consciente que económicamente hablando probablemente podrás salir perdiendo. Al menos asegúrate que el camino hacia la rentabilidad de esa start-up tiene sentido para ti y no es una quimera. A largo plazo no hay empresa que no gane dinero que pueda pagar bien a sus empleados.

Por ello, sé consciente que elijas lo que elijas, el dinero siempre seguirá tu crecimiento e impacto profesional. Primero siempre van los resultados, después llega el dinero. El mundo nunca funciona al revés. O al menos nunca a largo plazo.

¡Feliz decisión y feliz crecimiento!

Foto que encabeza el post: Una oficina que mola y que la start-up de turno no sabe cómo pagar? Foto: Unsplash


Y en tu caso: ¿start-up, PYME o multinacional? ¿Nos lo cuentas en los comentarios?

Si te gusta mi forma de escribir descarga 2 de mis libros gratuitos a través de los siguientes enlaces:


Y si quieres más: Largoplacismo Inmobiliario: 222 páginas de sabiduría inmobiliaria.
Uno de los libros de inversión inmobiliaria mas vendidos (más de 2.300 lectores) y mejor puntuados en Amazon.

14 comentario en “Trabajar en una startup molona o en una multinacional?

  1. Muy buena reflexión! también es cierto que es un análisis en el que faltaría lo que en RRHH llamamos salario emocional. En mi humilde opinión después de trabajar durante 10 años en consultoróía de RRHH y ahora en cliente final, es que cada etapa tiene su momento/empresa. Yo siempre he recemendado al principio de la carrera profesional entrar en consultoría (networking, trabajar para diferentes sectores, crecimiento exponencial y conocimiento y sabiduría) y después dar el salto a cliente final, donde percibirás un pelín menos de salario pero podrás vivir mejor, sin tanto estrés y con mayor calidad de vida. Tan importante es tener una visión a largo plazo como vivir cada semana. Olvidar los días malo y centrarse en lo positivo. Ningún trabajo es perfecto. Esa es mi experiencia!

    1. Estoy 100% de acuerdo contigo Manuel.
      Me encanta el concepto de salario emocional. Muy fan.

      Y también me gusta tu sentido común. Sin duda ningún trabajo es perfecto. Pero hay algunos que se acercan más que otros… 😉

      ¡Gracias!

  2. Hemos hablado alguna vez sobre la inversión en inmuebles, le agradezco si me puede recomendar como minimizar o eliminar el impuesto de sucesiones para herencias de tío a sobrino, y también como hacerlo de padres a hijos si quitan la bonificación. Es la pregunta del millón en este tipo de negocios. Un saludo

    1. Hola Javier.
      La fiscalidad es crítica sin duda.

      Los impuestos en España tienen mucho componente autonómico así que dependerá mucho de la comunidad autonómica que estés.
      Te recomiendo que dejes asesorar por un buen profesional.
      Conozco a Miguel Arribas que es un muy buen asesor fiscal y al que te recomiendo por si te puede ayudar.

      Aquí te dejo sus datos de contacto por si te interesara: https://miguelarribas.es/quien-soy/

      ¡Saludos y te envío un abrazo!

  3. Hola Alberto,

    ¡Muchisimas gracias por tu articulo sobre cómo conseguir rebajas! ¡Y te deseo mucha suerte con tu blog, porque sí que lo mereces!

    ¿Cuándo llamas al propietario para ofrecerle “cara a cara” la oferta, ¿qué le dices: que quieres hacerlo una oferta, o solo que quieras verlo para “charlar”? ¿Y qué haces sí te dice “pues, si es solo un número, cuéntamelo, no hace falta encontrarnos por eso”? Es que me da miedo que si le pido una cita por eso y le ofrezco unos 1/3 debajo del precio va a ponerse enfadado y preguntarme: “porque no me lo dijiste por el telefóno y me perdí el tiempo” o algo así…

    Y ona otra duda, offtopic: qué te parece la práctica de las inmobiliarias de pedir con “hoja de promesa” que dejes una cantidad de dinero para pasar tu oferta al propietario? ¿Tengo que rechazarlo o aceptarlo? Es que hay gente que se queja sobre estafas y después qué difícil es obtener el dinero atrás. Y si tienes que hacer 20-30 ofertas de esa manera eso puede convertirse en una pesadilla…

    ¡Saludos cordiales!
    Nikolay

    1. Hola Nikolay,
      Mi recomendación es que siempre intentes verte con el vendedor. En un cara a cara tus ofertas son siempre mucho mejor valoradas. Además, a los humanos nos cuesta mucho decir que no. Por ello aunque te digan que no es posible que compartan mucha más información como por el ejemplo el precio por el que sí estarían dispuestos a negociar.

      En mi caso nunca he dejado una cantidad de dinero para hacer una primera oferta. Es verdad, que cada vez es más común pero en todo caso si eres un inversor serio muchas veces puedes lograr no pagar esa señal ya que al vendedor también le interesa vender.

      ¡Espero te ayuden las respuestas!

      ¡Saludos!

  4. Me ha encantado este post, súper bien enfocado. Tenemos que admitir que cada día escribes mejor, un post de cómo lo enfocas no estaría mal.
    Gracias, espero que te vaya bien dónde estés ahora.

    1. ¡Muchas gracias Ismael por tu comentario!
      Tomo nota.
      Al final hay mucho pico y pala. Los artículos “están vivos”. A medida que escribo van “solos” hacia una determinada dirección… A veces se descontrolan ellos mismos y acaban en un lugar que no habría jamás podido imaginar 😉
      ¡Saludos!

  5. Hola !!
    Muchas gracias una vez más por estas pepitas de oro.
    Este articulo está enfocado a un rol de directivo e igual no entra en tú circulo de competencia, pero cómo actuarias o qué actitud tomarias en un cargo “raso”? tambien se aporta valor y tambien tiene su techo salarial que una vez alcanzado poca alternativa hay al cambio en busca de mayor salario, en todo caso de continuar con el aprendizaje en un mercado o sector diferente.

    Salud !

    1. ¡Gracias! 😉

      Entiendo el punto.
      Los techos salariales existen sin duda. Por ello, a veces la única forma es invertir en educación y aprendizajes para poder cambiar a una función de mayor responsabilidad y con un mayor techo salarial.
      Nos dirigimos hacia un entorno donde muchos trabajadores deberán trabajar hasta los 70 años. Nunca me parece tarde para aprender y tener una ambición sana de escalar profesionalmente.

      ¡Saludos y mucho ánimo!

  6. Buenos días,

    En primer lugar me gustaría felicitarte por tu aportación a la comunidad de personas interesadas en la inversión inmobiliaria. Soy un fiel seguidor de tus artículos, los cuales considero que aportan valor añadido, son formativos, dinámicos y, lo que también es importante, muy entretenidos. También he leído tu libro y me ha servido para ordenar conocimientos e ideas previas y adquirir otros nuevos. Mi filosofía de inversión, con matices como verás, sigue algunos de esos principios, seguridad, largoplacismo, etc.

    El objetivo de este comentario es compartir mi modelo, que es un poco distinto al habitual, y que estoy analizando a fondo ahora que, quizás, pueda disponer de más tiempo y recursos para intentar escalar en el negocio inmobiliario.

    Dada la generación de ingresos activos relevantes y recurrentes en el ámbito de mi actividad profesional, mi modelo de negocio no se ha basado tanto en la generación de flujos de caja positivos mensuales, como en ir adquiriendo un patrimonio inmobiliario que tenga potencial de revalorización y mayor liquidez aprovechando la palanca de la financiación. Para ello, adquiero vivienda nueva sobre plano en la fase inicial de salida al mercado de la promoción. Durante los 18-24 meses de la construcción aporto el 25% – 30% del precio de la vivienda y, finalmente, financio con hipoteca el 75% – 70% restante intentando ajustar los ingresos por alquiler a la cuota más resto de gastos. En definitiva, sacrifico rentabilidad por alquiler (5% bruto aprox.) y, por tanto, el flujo de caja positivo mensual, a cambio de una mayor rentabilidad por revalorización del inmueble y una mayor liquidez. A nivel de rentabilidad, el parámetro más relevante para mí es la rentabilidad total a largo plazo (alquiler más revalorización del inmueble) sobre el capital propio invertido (25%-30% del inmueble).

    Para ello, he apostado por viviendas nuevas sobre plano, puesto que, al menos en mi experiencia personal, durante los 18-24 meses de construcción se ha producido una importante revalorización del inmueble, contrastable por la mera comparación con el precio de venta de las últimas unidades de la promoción. Adicionalmente, esa revalorización es sobre el 100% del inmueble cuando, hasta la entrega, únicamente hemos invertido el 25%-30% y sin soportar carga financiera. Esa revalorización ganada es un colchón de rentabilidad que, en mi opinión, compensa con creces una mayor rentabilidad por alquiler y la generación de flujos de cala positivos.

    No obstante, soy consciente de que mi modelo no sirve para la generación de ingresos pasivos y lograr la independencia financiera. Por eso continuo con mi actividad profesional y la generación de ingresos activos que es la que me permite seguir realizando inversiones.

    A pesar de mi edad, tengo 55 años, y de que soy un apasionado de la inversión inmobiliaria, por diversas circunstancias no he escalado este modelo. En la actualidad tengo 5 inmuebles; una vivienda unifamiliar habitual, tres apartamentos destinados a alquiler 100% y un apartamento susceptible de destinarse también a alquiler pero que, de momento, lo utilizo como segunda vivienda vacacional. Las razones de no haber adquirido más inmuebles son dos; una, que he destinado una parte relevante de mis recursos a construir también un patrimonio financiero y, dos, que tuve una experiencia negativa la primera vez que lo intenté en los años de la crisis.

    Adquirí un apartamento en Punta Cana, lo alquilé durante tres años y posteriormente lo vendí con plusvalía. Esa experiencia, que fue buena, me animó a realizar dos compras más de dos apartamentos sobre plano que nunca llegaron a construirse porque las sociedades entraron en concurso de acreedores. Afortunadamente pude ejecutar el aval bancario sobre las cantidades aportadas y recuperé el dinero pero la experiencia provocó que abandonase mi proyecto por unos años.

    En la actualidad, estoy valorando otros modelos y, sobre todo, estoy analizando también otras vías de generar ingresos que me permitan escalar en “comprar para alquilar” como serían las operaciones de flipping que, por mi experiencia con las obras, me imponen respeto.

    Nada más. Tenía interés por trasladarte mi experiencia y visión del negocio inmobiliario y, en su caso, de que me des tu opinión al respecto.

    Un cordial saludo

    1. Muchas gracias Fernando por compartir tu modelo.

      El riesgo que le veo es cuando el mercado baja de precio.

      Es decir, tu modelo en mercados inflacionistas funciona a la perfección. Al igual que el flipping. Pero en mercados inmobiliarios deflacionistas en precio (como quizás pueda ocurrir o no en los próximos años) es un modelo que no funcionaría.

      Con tu situación, no te planteas invertir más a largo plazo? Con tu edad y tu situación financiera podrías conseguir crédito a 15 años vista que te podría generar buenos flujos de caja estructurales, ¿no crees?

      Saludos!

  7. Hola Alberto,

    A veces no sé si este blog es para mí. Quiero mejorar mi calidad de vida y mis finanzas.

    Pero soy un operario de fábrica que cobra 22k al año y cuando leo tu blog me siento demasiado lejos de lo que hablas.

    Un saludo.

    1. Apreciado Federico,
      Gracias por tu comentario.
      Espero y deseo que este blog sea para ti. ¡Claro que sí!

      Al final mi aspiración es que sea un lugar para todos aquellos que aspiren a crecer y a acercarse a su potencial.

      ¡Un abrazo fuerte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *