07/06/2020
Aumento sueldo

Megaguía – Cómo pedir un aumento de salario y que sea prácticamente imposible que no te lo den

Después de muchas negociaciones salariales vividas en primera persona me he dado cuenta que la preparación habitualmente es muy escasa y esa es una de las principales razones por las que no consigues un aumento salarial.

En mis quince años de experiencia laboral dirigiendo equipos, he visto casos de todo tipo.

En ocasiones, las conversaciones son tan obvias y claras que como responsable te sientes muy incómodo si no autorizas un aumento de salario para esa persona.

Por otro lado, en otras ocasiones, el aumento de salario está tan poco argumentado que cae por su propio peso.

En esta megaguía he dividido todo el proceso en 6 fases distintas donde te cuento todo lo que debes saber para realmente iniciar con todas las garantías una petición de aumento de salario.

Cómo en tantas cosas en la vida, la preparación es la mitad del camino. Así que asegúrate que esta parte, que depende al 100% de ti, la tengas muy bien trabajada.

Vamos allá.

Fases en una buena estrategia de negociación salarial

Clica para ver el índice de contenidos

Información para obtener un mayor poder de negociación

Información de los salarios de mercado (benchmarking salarial)

Para empezar, lo primero es entender cómo funciona el mercado en posiciones profesionales similares a la tuya. En este aspecto, existen profesiones de muy fácil comparación, mientras que existen otras más complejas de analizar que pueden ser muy específicas y muy dependientes de una empresa o una industria en concreto.

Lo primero que tienes que entender es que no existen dos puestos de trabajo idénticos.

Todos los puestos de trabajo tienen matices distintos. Jefes distintos, empresas distintas, entornos distintos.

Así que recabar información de los sueldos de mercado solo debe ser un punto de partida.

Son datos objetivos basados en encuestas.

Además, cuando muestres un análisis de benchmark salarial a tu responsable le estás enviando una señal. Le estás demostrando a él y a la empresa que el tema es de suma importancia para ti y por ello te has preparado adecuadamente.

¿Dónde encontrar información acerca de los salarios de mercado?

Existen herramientas que nos permiten comparar nuestro salario. Estas herramientas normalmente diferencian el salario en función de tu experiencia, sector, tamaño de empresa (PYME, Multinacional) o región o incluso variables adicionales.

A continuación, te muestro un listado con herramientas disponibles que te ayudarán a entender tu salario de mercado:

Es importante que uses diferentes comparadores para contrastar la información ya que tu objetivo final en esta etapa inicial es encontrar los rangos salariales de mercado actuales más adecuados a tu actual posición y a tus años de experiencia.

Información acerca de la política salarial de tu empresa

Esta fase es crítica y consiste en encontrar la máxima información relacionada con los sueldos de tu empresa.

Puede parecer obvio pero entender bien cómo funciona tu empresa en lo que a política salarial se refiere es básico para abordar con cierto éxito la futura petición.

Entender los rangos salariales de tu posición

Existen empresas que tienen unos rangos salariales por posición muy definidas (es decir un salario mínimo y uno máximo). En este caso no queda más remedio que conocer esos rangos salariales y de entender bien que talentos se valoran a la hora de poder aspirar al rango salarial máximo.

Si preguntas a un director de área o a la business partner de recursos humanos de esa área en cuestión cuál es el rango salarial de una determinada posición es muy probable que te den la respuesta ya que es una información que comparte mucha gente y no es incómoda de transmitir de forma general.

Una vez conoces la banda salarial de tu posición ya conoces cuál es tu límite sin necesidad de cambiar de rol y a partir de aquí en tu negociación salarial ya empiezas sabiendo hasta dónde puede llegar y en qué punto no vale la pena tensar más la cuerda.

Otra información importante que claramente debes saber es si en tu empresa hay revisiones salariales anuales o no existe ninguna política al respecto y funcionan de una forma menos estructurada en este aspecto.

Normalmente, a mayor tamaño de empresa, mayor políticas que debes entender para que tu petición esté de acuerdo con “las reglas” de la empresa.

Aprovechar las diferencias salariales entre posiciones de la misma categoría a tu favor

En muchas empresas no existen los rangos salariales bien definidos en los diferentes roles de la organización o bien no existe una política salarial para todos los roles. Cualquiera que sea el caso esta fase consiste en conocer los salarios de posiciones con responsabilidad parecida a la tuya.

No hay nada más poderoso como herramienta de negociación que conocer los detalles salariales de personas con roles y responsabilidades parecidas a la tuya.

A la pregunta siguiente un jefe apenas tiene una respuesta honesta que pueda sostener mucho tiempo:

-¿Por qué (aquí viene el nombre de esa persona que te imaginas) cobra un 20% más que yo cuando su responsabilidad es la misma o muy similar a la mía y encima sus resultados son peores?

Llegados a este punto quiero advertirte de varios matices importantes:

Matiz 1.- En prácticamente todas las empresas del mundo existen injusticias salariales. Es imposible tener una política salarial perfecta donde el salario dibuje una curva perfecto con el valor aportado por empleado.

Por ello, no estamos haciendo este ejercicio de conocer salarios de compañeros para cultivar envidias o para que te deprimas. Ni hablar. El único objetivo de este ejercicio es conseguir en tu caso un aumento de salario y para ello la información de los salarios de tus colegas puede ser muy relevante.

Matiz 2.- Cuando empecé a trabajar hace casi dos décadas, una persona muy savia me dijo una vez:

-“Nunca compartas tu salario con nadie. Ni siquiera con tu pareja.”

Aunque discrepo de la última parte de la frase si uno aspira a tener una relación personal basada en la confianza mutua, estoy muy de acuerdo con la primera parte de esta frase.

Por ello, no fuerces, en ningún caso, que ciertos compañeros compartan tu información salarial contigo. Resulta violento y no implica por tu parte una gran educación.

Habiendo dicho esto, si posees años de experiencia profesional, hay personas que van “cantando” su salario (y a veces el de los demás) a los cuatro vientos. Aprovecha ese conocimiento que circula en el aire para aumentar tu conocimiento y abordar con mucha más fuerza la negociación de tu sueldo.

Truco de negociación cuando existen diferencias de salario importante en roles con responsabilidad parecida: la asimetría informativa

Cuando tienes conversaciones salariales con tu responsable, una arma que deberías usar es no mostrarle claramente toda la información que poses.

Así, más allá, de anunciar que no entiendes el porqué tal persona cobra más cuando su responsabilidad es parecida o menor a la tuya, es aún más potente afirmar que conoces casos de personas que cobran más que tú sin tener mayor responsabilidad sin especificar el nombre de esas personas.

Cuando lo anuncias de esta manera estas jugando con la asimetría de información porque tu responsable no sabrá cuantos casos conoces o hasta que punto tú tienes más o menos información.

Tu responsable debe saber todos los sueldos de todo el personal a su cargo. Solo que sepas de un caso, donde salario y aportación no concuerda bien debes aprovecharlo para dejarlo caer porque puede ocurrir que existan más casos que tu no conoces y que jueguen a tu favor (también puede ocurrir lo contrario obviamente).

En todo caso, lo importante de esta explicación, es que juegues con la asimetría informativa para aumentar tu capacidad de negociación como si de una partida de póker se tratara. Tú sabes las cartas que tienes, pero la otra parte no tiene que ver todas tus cartas.

Un par de matices importantes a tener en cuenta antes de pedir un aumento de sueldo

Entender los salarios de mercado y conocer las oportunidades y diferencias salariales no justificables que existen dentro de tu compañía es una excelente manera de poder abordar con mayor probabilidad una negociación salarial.

De todas formas, a continuación enumero un par de sugerencias que deberías tener en cuenta antes de iniciar todo el proceso:

  • Si tu rendimiento no es bueno no pidas un aumento salarial: Este punto me parece de cajón pero por favor no caigas en el error de pedir aumentos salariales cuando tus resultados o tu rendimiento deja mucho que desear. La petición, obviamente, se te puede girar a tu contra (más adelante abordaremos con mayor profundidad este tema).
  • Si la empresa está viviendo una situación económica muy delicada sé mucho más precavido: Es evidente que nunca es un buen momento para cualquier empresa de aumentar sus costes laborales.
    En todo caso, existen momentos críticos dónde va a ser muy complicado conseguir aumentos salariales. Para esos casos, creo que es importante no obviar el tema. El tema hay que hablarlo y discutirlo.
    Sin embargo, quizás puedas plantear a la empresa que dado el momento en el que se encuentra crees conveniente que tu subida salarial pueda desplazarse temporalmente unos meses o incluso hasta el próximo año.
    Las personas normalmente son honestas y quieren cumplir su palabra y por ello arrancar una promesa salarial de tu responsable es algo que tiene mucho más valor del que puedas imaginar (también profundizaremos más adelante en este punto).

La estrategia ganadora a utilizar en tu negociación salarial

Creando una libreta con todas “los argumentarios” por los que mereces una subida salarial

Debemos usar nuestra libreta o algunas horas para escribir todas las razones y evidencias que van a soportar nuestra negociación salarial.

Para el momento de la negociación y para estructurar nuestra cabeza antes deberíamos tener disponible y por escrito la siguiente información:

  • Los benchmark salariales más relevantes
  • La información de la política salarial de tu empresa: rangos salariales, los salarios de los compañeros relevantes y que conozcas, los momentos de negociación salarial…
  • Los motivos cualitativos y cuantitativos por los que mereces un aumento salarial. Será necesario que realicemos un brainstorming argumental.
    Existen muchos motivos cualitativos y cuantitativos que debes apuntarte como argumentos de subidas salariales. Argumentos como determinados esfuerzos extra que has hecho para la compañía, resultados que has aportado, consistencia de tu performance, relación con tus compañeros, virtudes como tu liderazgo…
Libreta de “argumentario” de negociación salarial

Lo importante de esa libreta es que la vayas trabajando durante varios días o semanas y vayas apuntando todos los motivos que puedan ayudarte a argumentar una potencial subida salarial.

Es muy importante hacer este ejercicio durante varios días pues pueden existir mucha razones por las que puedes merecer un aumento y es difícil que todas te puedan venir a la memoria de golpe.

Recordatorio importante 1: una vez tengas el listado de razones intenta que sea lo más exhaustivo posible pero que al mismo tiempo todas las razones tengan el peso suficiente para ser incorporadas a la libreta de “argumentarios” por las que mereces un aumento salarial.

Diseñando una estrategia de largo plazo con distintos “touch points” temporales

La importancia de preparar el espacio, el momento y el tono de la primera conversación acerca de tu potencial subida de salario

Los seres humanos normalmente priorizamos la recompensa rápida a la recompensa más tardía. Es muy normal. La evolución nos ha empujado a buscar la recompensa rápida (sexo, comida, seguridad…).

Es por ello que cuando abordamos una negociación salarial no podemos olvidar que es una carrera de fondo y solamente estancarnos en el “ahora”.

Una buena negociación salarial tiene una duración larga. No es algo que se improvisa. Es necesario trabajarla bien en el tiempo para que caiga por su propio peso.

Abordar la primera conversación de una forma seria es muy importante.

Debe ser una conversación en un espacio adecuado (con tranquilidad e intimidad para poder expresar con detalle los motivos por los que crees merecer un aumento), con un tiempo suficiente (no es posible pedir un aumento salarial en una reunión rápida de 15 minutos, las prisas no te van a ayudar) y sobretodo con una preparación mental anterior que nos ponga con el tono y la serenidad adecuada (debemos expresarnos con naturalidad, cuando más tranquilos podamos dar el mensaje más potente será).

Si hacemos la petición con muchos nervios, de forma rápida y en un lugar inadecuado estamos señalando a nuestro responsable que nuestra petición no es importante.

Por ello, buscaremos un lugar, un momento y un estado mental adecuado para iniciar esta incómoda conversación.

Nadie se encuentra cómodo cuando va a pedir más dinero a su jefe. Es natural.

Por ello, prepararse y crear las condiciones perfectas para ese encuentro puede marcar la diferencia.

Si crees que vas a estar muy nervioso en el momento que vas a comunicarle a tu jefe tu petición te recomiendo que practiques unos minutos de meditación o que simplemente hagas unas respiraciones profundas antes de abordar el encuentro. Quizás en tu caso puede funcionar un paseo para relajarte. Busca lo que te funciona pero recuerda hablar lento y con seguridad.

Recordatorio importante 2: Tienes que dotar de mucha importancia a esa primera reunión. Y tu vas a marcar la importancia de la misma con una forma adecuada (tranquilidad y naturalidad) en la que vas a expresar tu petición.

Si empiezas de esta forma ya habrás ganado el primer partido.

El recordatorio trimestral

Una vez hayas expresado en esa primera reunión todos los argumentarios que tenías preparados y habías dejado por escrito en la libreta de argumentarios pueden ocurrir tres acontecimientos:

  • 1.-) Has conseguido la subida salarial que pretendías a la primera (no es lo normal)
  • 2.- ) Has conseguido una subida salarial parcial (algo es algo 😉 )
  • 3.-) No has conseguido ninguna subida salarial (tranquilo, suele ocurrir)

En el caso del primer punto solo me queda felicitarte. Enhorabuena, me alegro mucho. Ahora debes consolidarte en esa nueva franja salarial para poder abordar en el futuro una posible subida si eso responde a tus expectativas y a tu ambición profesional.

En el caso de que la subida salarial haya sido muy limitada o por debajo de tus expectativas o no hayas conseguido ningún tu subida salarial es importante que continúes con el plan diseñado inicialmente que es un plan que como hemos comentado es a medio-largo plazo.

En ese caso, le recordarás de distintas maneras a tu responsable cada 3 meses que tu expectativa es conseguir una subida salarial en la próxima revisión que vaya a efectuar la empresa.

Como casi todo en la vida, es más importante el CÓMO que el QUÉ. Es decir, en este caso, tus peticiones deben ser respetuosas y de nuevo con seriedad. Porque el tema es importante para ti. Algunas frases o preguntas que te recomiendo utilizar son las siguientes:

  • Hace unos meses te planteé los motivos por los que creía merecer una subida salarial, me gustaría saber cómo ha avanzado el tema y si has podido reflexionar al respecto
  • “¿Cuándo podemos tener de nuevo una conversación seria acerca de mi salario?”
  • “¿Crees que en los próximos meses podré obtener una subida salarial?
  • “Dices que no ves a corto plazo una subida salarial para mi, ¿qué crees que necesitaría realizar o necesitaría cambiar para poder conseguirlo?”

Recordatorio importante 3: Las preguntas de los recordatorios trimestrales deben ser abiertas al inicio de la conversación y cerradas al final. Deben forzar a tu responsable a expresar su opinión al principio (de ese modo tu ganas información de lo que tu jefe tiene en su cabeza) y a mojarse al final (debe haber concreción respecto a si va a cambiar la situación o no).

El recordatorio justo antes del momento de la verdad (el momento donde tu jefe debe decidar tu salario)

Una información básica que debes dominar es entender cuándo es el proceso de revisión salarial en tu empresa (si es que existe un momento formal para ello en tu empresa).

En muchas multinacionales las revisiones salariales se realizan una vez al año y normalmente coincide con el inicio del año fiscal (normalmente el nuevo salario aplicaría a partir del cambio de año).

En esos casos, la decisión de las subidas salariales se toman dos o tres meses antes al negociar los presupuestos del siguiente año ya que hay que definir la línea de la masa salarial.

Normalmente, en las empresas con procesos robustos, el proceso funciona de una manera sencilla pero que debes entender.

Cada responsable dispone de un presupuesto de aumento de masa salarial y debe repartirlo a su equipo en base a unas reglas que define la empresa. Esas reglas limitantes varían por año y por empresa pueden ser del tipo:

  • La subida máxima salarial permitida es de un x% en el caso de que exista promoción profesional y de un y% en el caso de que no exista cambio de responsabilidad.
  • Además, solo las personas con mejor evaluación anual podrán disponer de una subida superior al z%
  • Es necesario defender en el comité de compensación todas las subidas salariales superiores al x’%

Pueden existir tantas normas o reglas diferentes como empresas puedan existir. En todo caso, es importante que entiendas que esas normas existen y que limitan la capacidad de acción y decisión de todos los managers.

Al mismo tiempo, debes entender cuál va a ser el momento que tu jefe va a tener que “mojarse” y definir tu salario. Si la revisión salarial coincide con el año natural ese momento se producirá en otoño, probablemente en Octubre o Noviembre.

El momento de la verdad es el momento donde tu responsable debe decidir tu salario futuro y es justo antes de ese momento donde debes refrescar todo lo hablado con anterioridad (definido en tu plan de negociación salarial) para que su sensibilidad contigo se encuentro en el momento más álgido.

Si lo haces bien y de forma profesional, en el momento que tu jefe esté mirando al excel donde debe repartir los salarios de todas las personas de su equipo pensará en todos los argumentarios que le has ido explicando en todos los meses anteriores y su sensibilidad hacia ti será mucho mayor resultando mucho más altas la probabilidad de conseguir tu subida salarial deseada.

Recordatorio importante 4: Debes conocer el momento en que tu jefe deberá decidir tu salario (2 o 3 meses antes de que te lo comunica) y en ese momento recordarle todo tu argumentario diseñado en tu plan de negociación salarial

Ese proverbio tan castizo de “quien no llora no mama” te aseguro que funciona. Quien no sabe pedir lo que quiere, no lo consigue.

Diseñar una estrategia con diferentes “touch points” temporales incrementa las posibilidades de conseguir un aumento salarial

El momento de la negociación: flexibilidad, creatividad y entender el paquete completo

Cuando uno imagina una situación del futuro como un potencial aumento salarial debe poder ver “la foto completa”.

Existen muchas fórmulas y posibilidades para conseguir una mejora de nuestra compensación:

  • Trabajar menos horas con el mismo salario
  • Aumentar la retribución variable
  • Conseguir que la empresa te financie una formación que es importante para ti
  • Tener cierta flexibilidad horaria
  • Obtener más días festivos
  • Incrementar tu salario fijo
  • Obtener un plan de pensiones de la empresa o ciertos beneficios fiscales como tíquet restaurante, tíquet guardería o tíquet transporte

Existen momentos donde será más difícil conseguir un aumento de tu retribución económica. Por ejemplo situaciones en los que la empresa no está pasando por una buena situación o ciclos económicos difíciles. Pero eso no significa que no podamos conseguir ciertas mejores en nuestro paquete retributivo en esos momentos.

Es en esos momentos donde la imaginación es importante y donde debemos entender bien lo que realmente queremos y usar algunas de las ideas de compensación alternativas que he citado un par de párrafos más arriba.

Por ello, cuando pedimos un aumento salarial y se nos niega es importante insistir en tratar de buscar fórmulas donde la empresa se encuentre más cómodo y en nuestro caso podamos mejorar nuestras condiciones.

Recordatorio importante 5: Debes ver el paquete salarial de forma completa. No solo quedarte con el salario económico sino ser creativo y buscar fórmulas alternativas de mejora de condiciones que puedan compensarte (tiempo, vacaciones, formación, flexibilidad horaria…)

Al abordar una negociación con una persona que tiene poder de decisión superior a ti estamos partiendo con una posición de fuerza y poder menor. Aunque tenemos que tener claro y creernos que si somos buenos profesionales y obtenemos buenos resultados tenemos mucha más fuerza de negociación de la que a priori podríamos pensar. No puedes negociar “creyéndote” que eres un ser “diminuto“.

Por ello es necesario tener clara las prioridades que buscamos y demandar algunos puntos extras más adicionales que estamos dispuestos a ceder.

Al fin y al cabo, las buenas negociaciones, se acaban con la sensación de que los dos habéis cedido en algunas partes. Es necesario acabar con un buen sabor de boca la negociación por ambas partes. Recuerda que va a continuar siendo tu jefe.

Si crees que tus habilidades de negociación no son fuertes, te recomiendo un libro clásico que puede ayudar a mejorarlas: Getting to Yes (inglés) / Obtenga el Sí (español).

¿Y si la negociación fracasa? Buscando una promesa futura

Si a pesar de haber trabajado con profundidad todo el plan, haber realizado diferentes conversaciones de seguimiento, haber activado la sensibilidad de tu jefe en el momento decisivo, haber sido creativo en diferentes fórmulas para aumentar tu paquete retributivo no consigues una subida salarial o no consigues la mejora salarial que deseabas, no debes quedarte de brazos cruzados.

En ese caso, es muy importante que actives la carta del año que viene.

Las personas normalmente queremos evitar el dolor a corto plazo, sin importarnos a cambio tener que aumentar el dolor a largo plazo. Por eso los malos hábitos de comer de más, no hacer el suficiente deporte o no dormir lo necesario.

Usaremos esta estrategia de “aplazamiento del dolor” para tratar de arrancarle una promesa futura.

Normalmente, las personas profesionales tienen palabra (no todas pero sí que creo que la mayoría la tienen). Ya que es muy incómodo y desgastante no cumplir con lo que uno promete.

Recordatorio importante 6: Por ello, en el caso de que no consigas lo que querías es importante invertir tiempo en pedirle a tu jefe en que necesitas entender que esto que no ha podido ocurrir en esta ocasión necesitas que ocurra en la próxima revisión salarial.

Si cede y afirma que lo ve factible. Entonces, mejor aún, si se lo pides de alguna forma por escrito. Es posible que no quiera escribirlo pero en todo caso si arrancas de su boca un “el año que viene creo que será más factible” has incrementado mucho tus opciones de conseguir ese soñado aumento aunque por ello debas esperar un tiempo más.

Obviamente, como puedes ya imaginarte, le irás recordando esa promesa realizada cada tres meses y justo antes del siguiente momento decisivo para asegurarte que esa promesa no se la lleva el viento.

La premisa en cualquier negociación salarial: tu aportación de valor actual y futura

Toda negociación salarial parte de una premisa. Tu aportación de valor es alta y crece en el tiempo.

Es importante remarcar los dos factores porque ambos tienen una influencia muy grande en tu evolución salarial.

Si tu aportación de valor no es alta y no aportas a la empresa un factor diferencial, va a ser difícil conseguir un aumento de salario. De hecho, sugerirlo puede ser contraproducente ya que es posible que puedas abrir la caja de pandora y que tu empresa pueda hacerse preguntas que antes, cuando no les molestabas, no se hacían. Su pensamiento racional podría ser el siguiente:

“Además de que no cumple de forma eficiente su trabajo va pidiendo aumentos salariales”.

Por ello, el punto de partida es tu rendimiento. Sin un buen rendimiento no pidas un aumento salarial. Primero, esfuérzate en mejorar tu rendimiento, y luego pide el aumento salarial.

El segundo factor es que tu aportación crezca en el tiempo. ¿Por qué es tan importante este factor?

Porque al igual que las empresas, las personas tienen un valor y ese valor de mercado no solo es el valor que aportan ahora sino también se descuenta de alguna forma el valor hipotético futuro que ese empleado pueda aportar.

Te pondré un ejemplo para que lo entiendas mejor.

Imagina que eres uno de los mejores comerciales de tu empresa. Y que además de ser un buen comercial y conseguir de forma recurrente tus objetivos apuntas maneras de ser buen líder y buen gestor.

Si la empresa cree que potencialmente podrás ser el próximo director comercial de la empresa te será más fácil cobrar más dinero que los otros comerciales porque el valor que aportas a la empresa no es solo el de comercial sino que estás aportando en este momento un “back up” del actual director comercial.

Por ello, tu valor para esa determinada empresa es más alto que el de comercial. Con lo que tu salario puede ser mayor también.

Tu rendimiento actual es una premisa fundamental y sin ello no deberías pedir un aumento. Pero trabaja en mejorar tu potencial rendimiento futuro mejorando tus habilidades a través de formación, coaching y experiencias distintas porque tu potencial valor futuro también tiene impacto en tu salario actual.

La carta de oferta de otra empresa como arma de negociación salarial y sus peligros asociados

Cuando tienes una carta de oferta de otra empresa con un salario superior tienes mucho poder de negociación. Es obvio.

Además, si estás dispuesto a cerrar la puerta y cambiar de puesto de trabajo tienes la mayor fuerza de negociación que pueda existir en una negociación salarial.

Pero vigila. Porque existe un riesgo obviamente.

El riesgo es que “en realidad” no quieras cambiar de empresa o que al cambiar de empresa te des cuenta que “antes no estabas tan mal“.

Cualquier cambio implica un riesgo. Y por ello ese riesgo hay que introducirlo en la ecuación del salario.

Cambiar de empresa por un incremento inferior al 10% cuando uno se encuentra a gusto en la empresa, comparte sus valores y además ve que hay potencial de crecimiento puede ser una decisión muy arriesgada.

Por ello, es muy importante que si utilizas la carta de tener una oferta laboral superior de otra empresa nunca vayas de farol y estés dispuesto cambiar de puesto de trabajo.

De todas formas, a veces puede ocurrir. Estamos contentos en nuestro trabajo. Nos conoce el mercado. Nos contactan y una empresa a priori sólida y con valores que encajan con los nuestros (para esto se requiere cierta investigación) nos ofrece un salario muy superior.

Entonces, claramente hay que acudir a nuestra empresa y ser muy transparente con ella explicando sin miedo lo que ocurre. Si la empresa realiza una contrapropuesta atractiva entonces ya es la decisión de cada uno iniciar una nueva aventura o permanecer con una mejora salarial en la empresa original.

Pero esto debería venir de forma natural porque buscar ofertas laborales con salario superior solo para mejorar nuestro salario actual es una estrategia peligrosa con potenciales daños colaterales que no debería usarse de forma estructural.

Resumen de recordatorios importantes

1.- [LAS RAZONES] Una vez tengas el listado de razones intenta que sea lo más exhaustivo posible pero que al mismo tiempo todas las razones tengan el peso suficiente para ser incorporadas a la libreta de “argumentarios” por las que mereces un aumento salarial.

2.- [LA PRIMERA REUNIÓN] Tienes que dotar de mucha importancia a esa primera reunión. Y tu vas a marcar la importancia de la misma con una forma adecuada (tranquilidad y naturalidad) en la que vas a expresar tu petición.

3.- [RECORDATORIOS TRIMESTRALES] Las preguntas de los recordatorios trimestrales deben ser abiertas al inicio de la conversación y cerradas al final. Deben forzar a tu responsable a expresar su opinión al principio (de ese modo tu ganas información de lo que tu jefe tiene en su cabeza) y a mojarse al final (debe haber concreción respecto a si va a cambiar la situación o no).

4.- [EL MOMENTO DE LA DECISIÓN] Debes conocer el momento en que tu jefe deberá decidir tu salario (2 o 3 meses antes de que te lo comunica) y en ese momento recordarle todo tu argumentario diseñado en tu plan de negociación salarial.

5.- [NEGOCIACIÓN CREATIVA] Debes ver el paquete salarial de forma completa. No solo quedarte con el salario económico sino ser creativo y buscar fórmulas alternativas de mejora de condiciones que puedan compensarte (tiempo, vacaciones, formación, flexibilidad horaria…).

6.- [FUTURA PROMESA] En el caso de que no consigas lo que querías es importante invertir tiempo en pedirle a tu jefe en que necesitas entender que esto que no ha podido ocurrir en esta ocasión necesitas que ocurra en la próxima revisión salarial.

Aprendizajes de algunas de mis experiencias

Me gustaría acabar el post contándote algunas de mis experiencias personales que quizás pueden acabar de enriquecerte y ayudarte.

Recuerdo en una ocasión que tuvimos que fichar en mi equipo un perfil muy potente y muy especial. Recuerdo que yo era su jefe y su salario era mayor al mío. De hecho, su fichaje fue impuesto prácticamente desde los dueños de la empresa. Al principio tenía un sentimiento complicado pues no acabada de entender cómo era posible que una persona a mi cargo cobrara más que yo.

Luego le di la vuelta a la tortilla y lo usé como palanca de negociación para negociar un aumento salarial. Y funcionó. Así que algo que un inicio me provocaba incomodidad me acabó ayudando mucho.

De la misma forma ocurrió en una promoción donde el salario que se me ofreció era bastante menor al salario de la persona que ocupaba con anterioridad ese cargo.

De nuevo, al conocer el salario anterior de mi nuevo cargo sentí como una especie de rabia interior.

Luego, ya mas sereno y traquilo entendí que ese punto podía ayudarme en una futura negociación salarial y así fue después de que pudiera demostrar que mi rendimiento era tan bueno o más que la persona que reemplacé y que tenía un salario superior.

Cuando tienes “data points” relevantes todo es más fácil. Así que como he comentado al inicio es crítico obtener el máximo de información posible para apalancarte en esa información durante la negociación.

Recuerda que la información es poder.

Una última consideración importante acerca de la “adaptación hedónica” que sufrirás al obtener un incremento salarial

Por último, me gustaría acabar recordando que los humanos tenemos una extrema capacidad de adaptación. Tanto a lo bueno como a lo malo.

Por ello, una vez conseguimos un aumento salarial, de forma general, rápidamente nos adaptamos a esas nuevas condiciones y ya las damos por “normales”.

Entonces, de nuevo, empieza el proceso mental en nuestra cabeza. Se activa la dopamina que hace volar nuestra imaginación y nos produce placer anticipando un nuevo escenario de aumento salarial.

Hay que vigilar mucho y entender que un salario bajo es normalmente un elemento desmotivador mientras que un salario alto no es en sí un elemento motivador para las personas pues existe la llamada “adaptación hedónica” y rápidamente nos acostumbramos a nuestro nuevo nivel salarial.

Por todo ello, dale la importancia que merece el salario en tu vida. Ni más ni menos.

El objetivo no es otro de que tu salario no sea un factor que pueda limitar tu felicidad.

Sufrir por más, no creo que valga la pena.

Te deseo una buena negociación salarial.

Y como siempre, aprende y disfruta durante el proceso.

¡Buena suerte!

Foto credit: www.epictop10.com

Un pensamiento en “Megaguía – Cómo pedir un aumento de salario y que sea prácticamente imposible que no te lo den

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *