El poder de la constancia: Lo que he estado “creando” estos últimos 9 meses

Pensar en el largo plazo y (sobretodo) actuar en el corto acostumbra a ser una estrategia ganadora en muchas facetas de la vida.

Pero en una sociedad marcada por la búsqueda constante de los disparos de dopamina no es fácil actuar sin recompensa a corto plazo.

Déjame que te cuente una historia para empezar:

Oleg Topálov con solo 32 años fue encerrado en Matrósskaya Tishina, la prisión preventiva más importante de Rusia, en octubre de 2011 por cometer graves delitos, entre ellos el asesinato de dos personas y tráfico de armas.

En 2014 Oleg Topálov se fugó de la prisión (una prisión en la que hacía más de 10 años que ningún preso conseguía escapar) con la ayuda de una cuchara, con la que raspó pacientemente el cemento de las paredes de su celda.

Resulta que el bueno (o no tan bueno) de Oleg rascó (con la cuchara claro) el cemento que unía los ladrillos de una de las paredes de ventilación, de medio ladrillo de ancho.

Después salió por un tragaluz y saltó directamente al tejado del edificio adyacente, del que descendió con la ayuda de una cuerda y varias sábanas, consumando así su escapada.

Si lo recordáis, el bueno de Topálov emuló al popular personaje interpretado por Tim Robbins en la película “Cadena Perpetua”.

En la película (que es una de mis favoritas y en la que también sale Morgan Freeman) Tim Robbins, un banquero acusado erróneamente del asesinato de su esposa y su amante, logra fugarse de una cárcel de máxima seguridad tras escarbar un túnel de varios metros de largo durante casi 20 años con la única ayuda de un pequeño pico para tallar figuras de piedra.

Una cuchara y un pequeño pico fueron suficientes para escapar de una prisión…

… y muchos años de trabajo diario obviamente.

Si alguien es capaz de salir de una prisión (en la vida real al igual que en la película de ficción) excavando un túnel con una simple cucharita, ¿qué es lo que nosotros somos capaces de hacer en total libertad y con poder de decisión respecto a nuestro tiempo?

Una cucharita “sirve” para mucho más de lo que, a priori, puedas imaginar

El poder de la constancia en 3 proyectos distintos

Los caracoles van haciendo. Viven tranquilos y acaban recorriendo muchos metros. Muchas veces sin darte cuenta.

Cuando miro atrás me doy cuenta que a medida que voy pasando páginas del calendario de mi vida he actuado como un caracol en muchas áreas de ella. Especialmente cuando hablamos del mundo de la inversión.

Voy a contarte como esta velocidad de crucero, no extremadamente alta pero continua, me ha permitido desarrollarme en varios tipos de inversión:

  1. En la inversión en Renta Variable
  2. En la inversión en Inmuebles
  3. En la inversión de mi proyecto de divulgación financiera

Arranco. ¡Sí, los caracoles arrancan también!

1.- En la inversión en Renta Variable

Hace más de 5 años empecé a invertir en Indexa Capital (antes no existía e invertía – y sigo haciéndolo de forma complementaria- en algunos otros fondos indexados como los de Amundi) y el hecho de haber ingresado todos los meses una parte de mis ahorros me ha permitido acumular más de un 10% anual de rentabilidad con una rentabilidad superior al 63% en este tiempo.

La constancia del ingreso mensual periódico ha dados sus frutos.

La constancia de no tocar nada cuando entre Febrero y Marzo del 2020 la cartera cayó más de un 20% ha dado sus frutos.

Y la constancia y disciplina de no querer ser más listo que los demás inversores también ha dado sus frutos.

Actué una vez y tuve la disciplina de no tocar nada.

Lo importante es que cuando vengan años seguidos de rentabilidades negativas (que te aseguro que tarde o temprano vendrán) seguir usando el mismo método y seguir ingresando todos los meses marcarán la diferencia entre los inversores constantes (y con resultados) y los inversores que cambian de dirección en función de la dirección del viento.

Mucho verde veo yo en los últimos 5 años… la gracia de todo esto es que puede ser que los próximos 5 años la foto esté teñida de rojo o siga de verde (puedes inventarte las razones que quieras para pensar en una dirección u en otra).

Deja de leer las estimaciones futuras de los “especialistas del mundo de la inversión” (el problema no son ellos ni sus corbatas caras, el problema es que pretenden adivinar algo no adivinable. ¿Qué tiempo hará en tu pueblo de aquí 827 días? ¡Pues eso!)

¡La inversión en bolsa es tan imprevisible!

Imagínate que unos meses antes de que explotara la COVID-19 te hubieran explicado a través de una bola de cristal que habría una pandemia y que muchas economías reducirían el PIB en doble dígito durante muchos meses emulando periodos bélicos anteriores.

Si te lo hubieran explicado y hubieras estado invertido de forma importante en renta variable, ¿qué hubieras hecho?

Probablemente muchos hubiéramos desinvertido sabiendo lo que iba a venir.

Pues bien, si lo hubiéramos hecho, habríamos perdido (hasta el momento) un buen puñado de rentabilidad.

No juguemos a adivinar el futuro por favor. En eso ya sabemos que casi siempre perdemos.

2- En la inversión en Inmuebles

La primera vivienda llegó hace más de 17 años. En el 2003. Y poco a poco. Con una cucharita que hemos llenado de ilusión y sobretodo de pequeñas dosis de acción hemos ido aumentando nuestro patrimonio inmobiliario.

Tres garaje cuando teníamos menos ahorros, un estudio al empezar a escalar las viviendas, un vivienda de 2 habitaciones y terraza pensando en alguno de nuestros hijos…

Y ya han pasado 17 años. Y actualmente disponemos de 20 inmuebles.

Y sí, es verdad, hemos acelerado mucho los últimos años.

¡Claro!

Es lo que tiene el poder del interés compuesto. Sin darte cuenta aceleras. Es como la gravedad. No puedes vencerla. Siempre te gana.

Mirando atrás, te aseguro que ha resultado más sencillo en todos los aspectos comprar 5 viviendas en los últimos 3 años que lo que nos resultó comprar la primera.

Y el motivo no es simplemente al hecho de tener actualmente mucho más patrimonio que hace 17 años. Para nada.

La experiencia y el conocimiento ayudan. Y mucho. Y los errores que has ido acumulando en el camino (porque cuando uno actúa a veces no sale todo como una había planeado) te permiten invertir con más seguridad e ir disminuyendo tus miedos.

Y cada día hay una “cucharita invisible en las manos de los inquilinos” que pone unos euros de más en nuestro balance patrimonial.

Una cucharita que actúa casi sola porque son inversiones semi-pasivas y en las que externalizamos la mayor parte del trabajo.

3.- En la inversión de mi proyecto de divulgación financiera

1 año con una visión clara de divulgar contenido fiable y real acerca del mundo de la inversión – excavando un túnel de valor con una cucharita de café

Desde hace algo más de 1 año, prácticamente cada día laborable he invertido una hora de mi tiempo a cultivar este bonito jardín llamado Inversor Directivo.

Los fines de semana dispongo de más tiempo y he dedicado de media unas tres horas por fin de semana.

Por tanto, en total, he dispuesto de 8 horas a la semana para crear durante más de 12 meses.

Especialmente crítico ha sido el hecho de “producir” de 6h a 7h de la mañana ya que en esas horas es cuando mi mente está más fresca y con mayor claridad.

Y además no hay el ruido de las peticiones sin cesar que a partir de las 9h de la mañana acostumbran a entrar diariamente en la vida de todos.

Dividía en 2 “tipos de producción” las 8 horas semanales de trabajo disponible. Prácticamente a partes iguales:

  • 4 horas semanales para la “Producción a Corto Plazo
  • 4 horas semanales para la “Producción a Largo Plazo

Después de los primeros 3 meses donde mi foco fue la creación de artículos de mucha profundidad en el blog (“Producción a Corto Plazo”), los últimos 9 meses he dedicado muchas horas semanales también al trabajo de “Producción a Largo Plazo”.

Los días 6, 7 y 8 de Abril (justo después de Semana Santa) estáte bien atento porqué a través de Twitter, mi canal de Telegram y especialmente a todos los suscriptores de Inversor Directivo os explicaré todos los detalles del “túnel de valor que he logrado construir durante 9 meses con una cucharita de café”.

La metodología del trabajo diario a corto plazo

Respecto la producción a corto plazo, dedico 4 horas a la semana para crear contenido frecuente y que se libera rápidamente a medida que es producido (en el blog , en Twitter, con la Newsletter y en el canal de Telegram).

A corto plazo tengo unos objetivos muy claros de crear comunidad y mantener el “engagement” de la misma. No me fijo especialmente en los “outputs” que no dependen de mí.

Me fijo en los “inputs” que dependen al 100% de mi trabajo y así puedo controlar que “las cosas pasen” (filosofía estoica):

  • 1 post en el Blog “de calidad y más real que la vida misma basado en mis experiencias y sin edulcurantes artificiales” cada 10 días con su correspondiente Newsletter (Mailchimp me comenta en voz baja que los suscriptores abren con mucha frecuencia la Newsletter y eso me llena de ilusión en un mundo cargado de emails irrelevantes).
  • 1 tweet “de contenido propio” cada día.
  • 1 post “de pensamientos y recomendaciones” cada 10 días en Telegram.

Y la constancia (como ocurre con mucha frecuencia) ha dado sus frutos.

Cuando haces “el input” normalmente “el output” (el resultado) acaba llegando:

La evolución de los números de la comunidad (“el output”) como consecuencia del trabajo a corto plazo (“el input”)

10/04/202025/05/202018/06/202028/07/202021/08/202022/09/202022/10/202010/11/202011/12/202002/01/202108/03/2021
Seguidores Twitter01.0331.2972.5172.9463.6173.8614.0424.6665.1606.527
Suscriptores Blog02613891.6991.9132.4622.5402.6902.8743.0363.504
Seguidores Telegram0000000007561.317
Si haces un poco cada día lo normal es que acabes obteniendo frutos.

En menos de un año miles de personas os habéis unido a esta comunidad con tanto engagement que a veces soy incapaz de responder a todos los correos que me llegan (a través de los comentarios de los artículos siempre contesto por otro lado 😉 ).Eso me hace sentir algo mal aunque uno debe priorizar su tiempo en base a sus objetivos y no a los objetivos de otros.

El proyecto de largo plazo que verá a la luz justo después de Semana Santa

Respecto a las otras 4 horas semanales las he dedicado a preparar algo en la línea de “divulgar conocimiento para inversores y potenciales inversores inmobiliarios”.

Sí. Tiene que ver con la formación. Y sí, claro, tiene que ver con la inversión inmobiliaria.

Y sí. Va a ser una forma de monetizar la comunidad. Pero como siempre siguiendo mis principios y mis normas.

Creo que en la vida el “CÓMO” acostumbra a ser bastante más importante que el “QUÉ”

La idea será ofrecer una parte importante de contenido gratuito. Un contenido gratuito que sea “contenido práctico de verdad” y no un contenido gratuito que sirva para vender el contenido de pago. No. Esa no es mi fórmula. Será la de otros. Me parece muy bien. Pero no la mía.

El contenido gratuito no será en base a videos.

Será contenido “estructurado”, “con herramientas” y “sobretodo contenido sencillo” para regalar claridad a todos aquellos que pensáis que la inversión inmobiliaria es un tipo de activo que os merece vuestra atención y potencialmente vuestros ahorros generados con vuestro sudor diario.

¿Y el contenido de pago?

El contenido de pago será mucho más completo (obviamente) y con mucho material en diferentes formatos (vídeos, contenido en texto, muchas herramientas…).

Pero a pesar de que hay muchísimo contenido debo decirte que he dedicado bastante tiempo en eliminar aquél contenido que no aportaba lo suficiente. La idea es que cada minuto de tu tiempo invertido tenga un muy buen retorno para ti.

Como en un álbum de fotos, las fotos que sobran sino se eliminan empeoran el producto final.

Las fechas claves

Os recuerdo las fechas claves para todos aquellos que queráis acceder al contenido gratuito y potencialmente entender la dimensión del proyecto de pago.

Usa “tu propia cucharita” para todo aquello que más ilusión te haga.

Una cucharita diaria es suficiente para avanzar. Mueve la cuchara por tu lado, y lo demás se irá construyendo.

A veces de forma casi invisible, como los bambús que van creando sólo raíces durante 7 años sin aparentemente crecer…

… y luego, de repente, en 6 semanas (y cuando nadie se lo espera), pueden llegar a crecer más de 30 metros de golpe.

¡Te deseo que pases una muy feliz Semana Santa!


Si te ha gustado el post (o ha resonado en tu cabeza de alguna forma) te agradecería enormemente que me dieras tu opinión en los comentarios o simplemente que te suscribas a Inversor Directivo o te unas al canal de Telegram.


Foto que encabeza el post: un caracol que avanza y que probablemente acabe llegando muy lejos

22 comentario en “El poder de la constancia: Lo que he estado “creando” estos últimos 9 meses

  1. Enhorabuena, eres un gran ejemplo a seguir con el que, personalmente, me siento muy identificado. Muchas gracias por todo lo que compartes tanto de inversión como de la vida.

  2. Este era el post que llevaba tanto tiempo esperando, el post donde se marca una fecha para el comienzo de otro nuevo hito para inversordirectivo.com. ¡Qué ganas!

    Es brutal la fuerza de la constancia y aquí tenemos una prueba más.

    Mi más sincera enhorabuena y admiración por lo logrado.

    Te deseo mucha suerte en lo que está por venir. Como no podía ser de otra manera, cuenta con mi apoyo.

    Muy agradecido por tanto que nos has regalado.

    Abrazo grande.

    Vicente

    1. Gracias de nuevo Vicente!

      Y yo muy agradecido también por mi parte por tener lectores cómo tú de los que aprender muchísimo.

      Saludos!

  3. Enhorabuena de antemano por ese proyecto de formación porque, como todo lo que haces, será de gran calidad!!!

    Esperando ya impaciente al 6 de abril, y más aún al 8 con todos los detalles.

    Un abrazo y sigue con la constancia. Nosotros seguiremos constantemente agradecidos.

    César

    1. Muchas gracias César!

      Eso hemos intentado… al final ya me lo decía mi abuela. Si haces algo, intenta hacerlo lo mejor que puedas.

      Un saludo!

    1. Son 20 inmuebles! 😉 Aunque no todos son viviendas. También hay garajes y algún trastero… 😉
      Estos años han pasado volando la verdad!

      Saludos!

  4. Agradecer todo lo que compartes y con ganas de descubrir lo que has estado preparando. Hace un tiempo que sigo la filosofía del largo plazo, inversión en renta variable y hace poco en inmobiliario … y confirmo que poco a poco se va acelerando el crecimiento del patrimonio. Un saludo

  5. Enhorabuena por lo que has conseguido hasta ahora y mucha suerte con lo que está por venir. Te seguiré siempre que mi trabajo e hijos me lo permitan y siempre en el contenido no monetizado.
    Al hilo de esto, también quiero decirte que me parece razonable que trates de sacar un rédito a tu trabajo; pero lo cierto es que últimamente proliferais por la red una serie de gurús que prometéis rentabilidades altas y no disimulais vuestro éxito. Es curioso que, a pesar de tanto éxito y dobles dígitos, os dediquéis también a “dar cursos”… da qué pensar si es tanto el éxito que conseguís…
    Pau Antó, Carlos Galán, Tristán el subastero, Inversor directivo y ahora tú…

    1. Muchas gracias por tu comentario Tim,

      al final, desde mi humilde opinión, la forma de que los proyectos de divulgación sean sostenibles es con cierta monetización… ese es el motivo por el que algunos buenos proyectos acaban muriendo.

      Cada uno es libre de hacerlo como quiera.
      Pero te aseguro que en mi caso “nunca prometo nada garantizado” porque mi sueño por las noches es mi activo más valioso y no está en venta.

      Creo que los valores de cada uno es lo que a largo plazo marca la diferencia y la confianza de los lectores.

      Por cierto, Inversor Directivo y yo somos el mismo! 😉

      De nuevo, gracias por tu honesto mensaje. Espero que sigas disfrutando de mis artículos!

      Saludos!

  6. Gracias inversor directivo por tu tiempo dedicado al contenido de calidad que nos regalas.
    Fiel seguidor tuyo desde los inicios y esperando el contenido que nos espera. Estoy seguro que será del mismo nivel que hemos leído.

    Mucha suerte y aciertos!

  7. Hola tocayo!

    He descubierto tu blog hace una semana, y estoy convencido de que te va a ir MUY BIEN. Contenidos de calidad, cantidad la justa, y visión a largo plazo. ME ENCANTA!

    Me he suscrito también a telegram y a Twitter. Las perlas diarias también son valiosas.

    Te deseo lo mejor para ti y para tu familia.

    Atentamente,

    Alberto

    1. Muchas gracias Alberto!
      Me alegro que te aporte y que te guste!

      Te envío un fuerte abrazo y te deseo también lo mejor para los tuyos!

      Saludos!

  8. Buenos días Alberto,
    Felicidades por el post y el nuevo proyecto. Seguro que viendo de ti, tendrá tanto valor y calidad como lo que nos has venido regalando todo este tiempo.
    Me gustaría saber si es posible, si además del de Carlos Galán, ¿conoces los cursos que actualmente existen en la red sobre inversión inmobiliaria? (Carlos Galán, Cesar Rivero, Tristán el subastero, Pau Antó, etc.) ¿Aportarás en el tuyo algo que lo diferencie del resto sobre el contenido o el formato?. Tengo muchas ganas de conocer tu proyecto!! Mucho ánimo y gracias.

    1. Muchas gracias Damian por tu comentario. ¡Me alegro que tengas de conocerlo!

      Respecto a los demás cursos no los conozco en profundidad.
      Muy pronto os comentaré con detalle todo el contenido. Y creo que sí será muy distinto pues la mentalidad de la inversión inmobiliaria se basa en mis pilares estoicos de tranquilidad y largoplacismo sin olvidar la rentabilidad obviamente.

      Muy pronto os mantengo informado! 😉

      Un abrazo!

  9. Buenos días Alberto,
    me uno a las felicitaciones por el post y agradecerte también los contenidos que compartes. Creo que hilas muy fino separando la paja de lo esencial y me encanta la forma en que sintetizas lo que verdaderamente es relevante. También soy seguidor de la filosofía estoica y me gusta mucho leerte y constatar la aplicación de principios de hace casi 2000 años. Has conseguido despertar la curiosidad por las inversiones y seguiré atento a todo lo que vayas sacando.
    Muchas gracias de nuevo y sigue adelante.
    Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *