¿Qué hacer cuando te estancas profesionalmente?

Probablemente el hecho más relevante que ha permitido que mi mujer y yo alcanzáramos la libertad financiera a los 36 años ha sido nuestra rápida evolución profesional.

La generación de un ahorro importante de forma recurrente nos permitió invertir el dinero y hacer crecer la bola de nieve que aceleró la llegada a nuestra independencia financiera.

En nuestro caso, hemos cambiado de empresa, hemos vivido en varios países, hemos promocionado en nuestros roles y con ello hemos crecido rápidamente. Y sin duda, la suerte nos ha acompañado durante nuestro camino.

Pero, ¿hay algunos patrones que pueden servirte? ¿podemos estructurar de alguna forma los pasos para activar nuestro crecimiento cuando nos sentimos estancados profesionalmente?

Hace un par de meses el gran @invermillennial me hizo una entrevista y una de sus preguntas me hizo reflexionar durante toda la tarde.

– Alberto, ¿Qué crees que debes hacer cuando te encuentras estancado en tu trabajo?

Estuve toda la tarde reflexionando porque es una pregunta difícil de contestar.

El primer concepto que deberías entender es en qué tipo de estancamiento te encuentras:

  • ¿Es un estancamiento a nivel económico? Es decir, ¿hace años que tu situación salarial es muy parecida y no ves a corto o medio plazo posibilidades de progresar?
  • ¿Quizás es un estancamiento de aprendizaje o de evolución profesional? En este caso tu situación es que ¿sientes que no avanzas en tus conocimientos y aprendizajes? ¿Miras atrás y en los últimos 12 meses no te has convertido en un mejor profesional?
  • Pero aún puede haber otra situación de estancamiento. Es lo que llamo estancamiento emocional. ¿Sientes que has perdido la ilusión de trabajar en la empresa o institución para que trabajas? ¿Ya no te gusta compartir tiempo con tus compañeros? ¿El problema es tu jefe?
Entender el tipo de estancamiento en el que nos encontramos es básico para enfocarnos en una potencial solución

Es muy importante entender realmente en qué punto de partida nos encontramos.

A veces ocurre que podemos tener varios tipos de estancamiento a la vez y la situación es muy complicada.

En otras ocasiones, sin embargo, lo que ocurre es que un tipo de estancamiento nos engaña y nos hace pensar que estamos estancados en dos o incluso en los tres aspectos.

Por ejemplo, a veces tenemos un trabajo que nos gusta y en el que aprendemos mucho pero el hecho de que nos paguen poco nos nubla la vista y nos genera falsas creencias como que no evolucionamos profesionalmente o nos crea un sesgo cognitivo que sólo nos hace ver las peores cosas de la empresa.

De la misma forma, también ocurre, que el hecho de tener un jefe con el que tenemos muchas dificultades nos genera un sentimiento negativo hacia nuestras condiciones económicas cuando puedan estar incluso por encima de mercado.

Por ello, debemos reflexionar primero y entender realmente si el problema es salarial, de aprendizaje o emocional.

A veces, es verdad, que puede haber varios problemas a la vez.

Entonces, el mero hecho de ordenar los problemas de mayor a menor importancia nos dará claridad y entonces podemos priorizar nuestro plan de acción a trabajar solucionando primero aquello que tiene mayor peso.

La calidad de tus pensamientos define la calidad de tu vida

Séneca

Por ello, primero y antes de todo, clarifiquemos nuestra mente.

¿Cómo actuar cuando tu salario no crece cómo te gustaría o sientes que no aprendes?

Si el principal problema que tienes es tu estancamiento salarial, de nuevo, debes intentar entender los motivos.

  1. ¿El problema es que mi aportación de valor no ha evolucionado y por ello mi salario se ha estancado y no ha crecido?
  2. O el principal problema es que la empresa está en pérdidas o en una crisis profunda y realmente no puede asumir ningún tipo de aumento de masa salarial.

No te enfades conmigo pero en general el punto 1 es más común que el punto 2.

No estoy diciendo que tiene que ser obligatoriamente tu caso. Lo que estoy diciendo en que, en general, las empresas están dispuestas a realizar esfuerzos importantes para poder retener a sus mejores trabajadores. Esas soluciones pueden realmente ser muy imaginativas. Pero incluso en situaciones de crisis, es posible intentar buscarlas.

Si la opción por la que tu salario no evoluciona es debido a tu aportación a la empresa es momento de incrementar tus habilidades para luego ponerlas en valor.

Hay muchas formas de incrementar tus habilidades: a través de libros, programas formativos, con la ayuda de compañeros o incluso leyendo contenido de calidad en Internet ; ).

Activando tu mentalidad de crecimiento

Por ello, debes poner tu cerebro en modo growth.

Debes activar una mentalidad de crecimiento que te permita ser humilde para poder entender que aún hay mucho que no sabes y que puedes (y debes) aprender.

Debes ser curioso para buscar, de forma proactiva, respuestas a preguntas que puedas realizarte.

Debes buscar los hábitos que te acerquen a ese crecimiento.

Debes acercarte a aquellas personas que ya han hecho lo que tu pretendes hacer y pedirles ayuda, consejos o simplemente preguntarles si quieren ser tus mentores.

Y sobretodo, debes tener la disciplina de entender que el crecimiento en cualquier puesto de trabajo es muy rápido al inicio pero la curva es mucho más lenta después.

Es normal. Lo importante es que la pendiente de la curva sea positiva.

Aunque sea una pendiente con poca subida.

La curva de aprendizaje de un técnico
El crecimiento en tu lugar de trabajo se frena con el tiempo, pero eso no significa que no puedas seguir creciendo.

Te voy a poner un problema matemático para que entiendas mejor como el crecimiento incremental (aunque lento) puede ayudarte.

¿A qué número converge esta serie matemática?

{\displaystyle S=1+{\cfrac {1}{2}}+{\cfrac {1}{3}}+{\cfrac {1}{4}}+{\cfrac {1}{5}}+\cdots =\sum _{n=1}^{\infty }{\cfrac {1}{n}}}

¿Es una serie convergente -converge a un número finito- o es una serie divergente -tiende a infinito-?

¿El sumar cada día una parte más pequeña de conocimiento que el que adquiriste ayer hacia dónde te lleva?

¿Si el día 100 desde que empezaste tu trabajo aprendes una centésima parte de lo que aprendiste el primer día o el día 1.000 (aún no han pasado 3 años) solo una milésima parte de lo que aprendiste el primer día hasta dónde crees que puedes llegar?

Si cuando llevas diez años en una empresa y por tanto has invertido más de 3.600 días en ese lugar aprendieras cada día menos de una milésima parte de lo que aprendiste el primer día.

¿Hasta dónde crees que podrías llegar?

¿Te estancarías o podrías seguir desarrollando tu crecimiento?

¿Qué opinas?

Aprender hoy, un poco menos que ayer cada día no suena muy sexy, ¿verdad?

Pero, ¿sabes cuál es la realidad?

Si cada día aprendes un poco, aunque sea muy poquito, aunque sea incluso menos de lo que aprendiste ayer… ese aprendizaje incremental te lleva al infinito.

Desde un punto de vista matemático, la serie armónica S es divergente.

{\displaystyle S=1+{\cfrac {1}{2}}+{\cfrac {1}{3}}+{\cfrac {1}{4}}+{\cfrac {1}{5}}+\cdots =\sum _{n=1}^{\infty }{\cfrac {1}{n}}}

Y lo mismo ocurre con tu aprendizaje. No importa si hoy aprendes mucho o poco. Sólo importa que aprendas algo. Y así cada día de tu vida.

El objetivo simplemente debe ser aprender un poquito cada día. Con eso basta. Algo nuevo cada día.

Porque si cada día aprendemos algo, por poca cosa que nos pueda parecer, nuestro crecimiento también será divergente y avanzaremos tal como decía mi querido Buzz Lightyear “hasta el infinito y más allá“.

Figura de acción con voz Buzz Lightyear, Disney Store - shopDisney ...
Aprendiendo solo “un poquito” cada día nuestro crecimiento va “hasta el infinito y más allá”.

Y pienso firmemente que cuando nuestro valor aportado no deja de crecer, nuestro salario, más tarde o más temprano nos debe acompañar (en nuestra empresa actual o en otra).

Entendiendo el campo de juego salarial en el que estamos jugando. Miopía y expectativas salariales

En el campo de la psicología se ha demostrado en numerosos estudios que preferimos cobrar 60.000 euros pero cobrar más que nuestros compañeros de trabajo que cobrar 70.000 euros y ser de los compañeros que menos cobra en nuestro trabajo.

Si reflexionamos puede parecer increíble pero por experiencia sabemos que es cierto.

Constantemente observamos a nuestros vecinos, compañeros y amigos y nos comparamos con ellos.

Esa envidia que a veces sentimos por el éxito de los que tenemos cerca (y que no sentimos para nada en personas que no conocemos) probablemente tenga un origen evolucionario ya que nos puede ayudar a tomar acción y a mejorar nuestra situación actual aumentando las posibilidades de perdurabilidad de nuestra especie.

Si la satisfacción emocional que recibimos depende en parte de nuestro salario en comparación con el de los otros debemos entender bien en qué terreno de juego estamos jugando para entender si nuestras aspiraciones son reales o pura ficción.

El tamaño de empresa, la industria y por supuesto el país donde vives juega un papel relevante en tus aspiraciones salariales.

Así son los sueldos españoles: el más frecuente es de 17.482 euros ...
Entender los salarios “de mercado” es crítico para que gestiones bien tus expectativas salariales
Sólo sé que no sé nada: Comparativa del poder adquisitivo en ...
Hay grandes diferencias salariales en los mismos trabajos en diferentes países

Conseguir un aumento de salario es como un juego de probabilidades. Lo primero es aportar mucho valor en tu trabajo. Este primer punto es condición necesaria pero no suficiente.

La segunda condición es estar en el lugar correcto en el momento correcto.

Y finalmente tener aspiraciones acordes con la realidad. Y para ello analizar bien las curvas salariales de tu empresa es básico.

Una vez todo esto ocurre te recomiendo que utilices mi metodología para pedir un aumento de sueldo para incrementar tus posibilidades de lograrlo.

¿Y si la empresa está en crisis y no puede proporcionarte un aumento salarial?

Entonces gana peso la variable tiempo.

Las empresas no pueden estar eternamente en crisis. Porque una empresa que siempre pierda dinero va a acabar cerrando.

Por ello, es tu decisión, esperar o cambiar de empresa. Lo que no vale es que la crisis sea eterna.

Y lo que tampoco vale es que esperes a que te suben tu salario sin que tú lo luches. Y lucharlo es aportar valor y pedirlo de la forma correcta y con insistencia.

¿Cómo reactivar tu ilusión y motivación profesional sin necesariamente cambiar de trabajo?

En algunas ocasiones el problema es la falta de ilusión y motivación en tu actual situación profesional.

El tiempo desgasta y la falta de novedad puede ser difícil de combatir. Especialmente si el trabajo tiene un alto componente de repetición de tareas.

Además, en muchas ocasiones, muchas personas pueden sentirse esclavas de la situación ya que su situación económica no les permite tomar decisiones alegres cómo dejar el trabajo por miedo a las consecuencias que esa decisión les puede suponer.

Y más en situaciones tan complejas como la actual.

En esos casos, lo primero que creo que debemos pensar es analizar la situación desde un punto de vista racional.

Para mí, de nuevo, hay 3 preguntas a hacernos.

  • ¿Nos gusta la naturaleza de nuestro trabajo?
  • ¿Nos gusta y nos sentimos identificados con los valores de la empresa en la que trabajamos?
  • ¿Nos gusta la relación que tenemos con nuestro jefe?

En función de la respuesta que demos a cada una de estas preguntas las acciones o decisiones a tomar deben ser completamente diferentes.

Si el problema es que lo que hacemos no nos gusta. La solución es que debemos formarnos para aprender a poder tener otras responsabilidades.

Creo que ser transparente con la empresa y comunicarle nuestras expectativas y deseos siempre es positivo porque obtienes mucha información.

A veces puedes ver que la empresa está por la labor de darte otras oportunidades en otras áreas que puedan ser de tu interés mientras que en otras ocasiones ya ves que claramente deberás buscar fuera de tu empresa actual para cambiar la naturaleza de tu trabajo.

En todo caso si no preguntas y no pides ayuda, no tienes esa valiosa información.

Si te gustan los valores de la compañía en la que trabajas es algo mucho más importante de lo que puedas creer de entrada. Los valores de cada empresa son sus formas de actuar.

Y las formas de actuar, al igual que en las familias, tienen mucha incidencia en nuestra felicidad laboral. Si estás en una empresa con la que te sientes identificado con sus valores, deberías intentar mantener ese tesoro.

Si por el contrario no te gusta ni las costumbres ni el modo de actuar de sus trabajadores, es un problema de difícil solución ya que cambiar los valores de una empresa es una tarea muy compleja y que requiere de mucho tiempo. Y sólo puede realizarse desde el liderazgo.

Y ahora el tema estrella.

En muchas ocasiones el problema es el jefe.

No escapamos de empresas. Normalmente escapamos de jefes.

Y es normal. Porque la relación que tenemos con nuestro responsable es muy importante.

Llegados a este punto sólo me quedan dos comentarios a hacer:

¿Qué parte de responsabilidad tienes tú en tus problemas con la relación con tu jefe? ¿Son solucionables vuestras diferencias?

Si te gusta tu trabajo y te gustan los valores de la empresa y el problema es con tu jefe o bien miras de cambiar tu relación con el jefe o intentas si no es posible cambiar de jefe dentro de la misma empresa.

Cambiar de empresa siempre supone un riesgo. Y en ocasiones es un riesgo que hay que asumir para crecer profesionalmente.

Lo importante es entender, ¿de qué huyes realmente?

Porque solo cuando entiendes el motivo real de tu huida (jefe, valores o rol) podrás buscar algo nuevo que solucione tu problema de verdad.

Todos pasamos por momentos de estancamiento. Es imposible correr a cien por hora durante cada momento vital. Es normal y natural.

Es hora de la valentía. Y la valentía no trata de correr hacia al primer lugar que aparece en nuestro camino cuando hay una dificultad.

La valentía consiste en conocerse a uno mismo. Y afrontar de frente nuestras preguntas más complejas e íntimas.

Si estás estancado en tu trabajo tienes una buena oportunidad para incrementar tu valentía.

No desarrollas valentía cuando todo va bien, sino cuándo sobrevives momentos difíciles y desafías la adversidad.

Epicteto

Sé valiente y, como siempre, disfruta de la aventura que es vivir.

¡Feliz aventura!

Foto: Singapur. Una de las ciudades donde hemos pasado tiempo los últimos años. Su historia es apasionante. No es una ciudad perfecta pero su “growth mindset” la ha convertido en menos de 50 años en una de las ciudades más ricas del mundo.

¿Qué opinas del post? ¿Estás de acuerdo con algunas de las ideas? ¿Me ayudas a complementarlo con tus consejos u opinión en los comentarios? Seguro que la comunidad te lo agradecerá.

Alberto P.

Padre de familia numerosa con libertad financiera desde los 36

Ver todas las entradas de Alberto P. →

2 comentario en “¿Qué hacer cuando te estancas profesionalmente?

  1. Buenos días Alberto

    Llevo leyendo tu blog en las últimas semanas, por cuestiones del azar me entró en las sugerencias de Google y me has enganchado con tu estilo y tu forma de explicar las cuestiones relativas a inversiones y formas de afrontarlas.

    Particularmente este post que has escrito en relación al estancamiento profesional es muy bueno y creo que cuando estás en un punto de 40-45 años ( mi edad es 45) y tienes un recorrido profesional de 20 años, el encontrar nuevas oportunidades laborales es arduo y requiere un análisis serio de manera serena y reflexiva, porqué los que hemos estado “en la calle” de buenas a primeras en la crisis del 2008 ( en mi caso en el pico de paro del 2013) y nos ha costado volver a encontrar un sitio en el mercado laboral, aún asumiendo una rebaja salarial del 30%, respecto a los años buenos , valoramos mucho el estar dentro y cobrar una nómina, que nos permita aunque sea menos, ahorrar para invertir…no aspiro a la independencia financiera como tal, pero si a la filosofía que transmites de intentar vivir dignamente y sobre todo con seguridad para mí familia.
    Gracias por tus consejos y aportaciones, cada uno es libre de actuar según sus necesidades e inclinaciones, pero es importante tener puntos de vista tan claros para reflexionar.

    1. Muchas gracias por tu feedback acercad del blog y por comentarnos tu experiencia y situación.

      Tener objetivos claros como es tu caso siempre ayuda a vivir más el presente, condición básica en mi opinión para acercarse a ese “camino/proceso llamado felicidad”.

      Un saludo y estamos en contacto!

Responder a Manuel Rodríguez Diez-Caballero Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *