El (altísimo) coste oculto de emprender

El más poderoso es el que tiene poder sobre sí mismo.

Séneca

Parecen superhéroes.

Los hay de todo tipo.

Jóvenes, maduros, hombres, mujeres, con familia, solter@s…
Y todo aquello que no vemos transcurre por dentro de una cabeza que en muchos casos acaba explotando sin que los demás seamos conscientes.

Los seres humanos tenemos una extraña habilidad de querer todo aquello que no tenemos y de simplificar la realidad. Es natural que simplifiquemos un mundo que no para de enviarnos estímulos.

Los emprendedores nos parecen dueños de su tiempo. “No tienen jefes” pensamos mientras los envidiamos. Y en realidad, en muchos casos, sufren la peor de las dictaduras.

Una cabeza que no les deja descansar prácticamente en ningún momento del día.

Ninguna persona es libre si no es dueña de sí misma

Epicteto

Últimamente agravado por la pandemia he conocido muchos casos.

Emprendedores o empresarios que han explotado. No han podido más.

Si ir a trabajar para un empleado ya es una aventura. Para un emprendedor la incertidumbre en tiempos de crisis puede erosionarles la vida “como una lija erosiona la madera”.

Los que tienen “éxito” acaban obteniendo habitualmente un buen beneficio económico y además un beneficio mental de “triunfador“.

Pero la realidad es que muchos emprendedores (más de los que podamos pensar) acaban deambulando con su proyecto…

… un proyecto que les esclaviza con diferentes motivos que les impiden abandonarlo.

Muchas veces es el ego o las palabras pronunciadas (ya sabemos aquello de que somos dueño de nuestros silencio pero esclavos de nuestras palabras) y en otras ocasiones el compromiso con el equipo.

Ser un buen emprendedor es como cualquier profesión: un trabajo duro y de largo plazo.

Y no todos hemos nacido para serlo.

Los emprendedores son más necesarios que nunca. Pero no por ello hay que empujar a que todo el mundo lo sea “con calzador“.

Cuando empujas a alguien a una piscina sin saber nadar ya sabes lo que acaba pasando.

Y hoy en día parece que prácticamente todo el mundo debe ser emprendedor para ser feliz y triunfador.

Ojo.

Un estudio reciente del doctor Michael A. Freeman tiene una conclusión muy obvia:

La exposición de los emprendedores a desarrollar enfermedades mentales es superior a la media y es un problema grave al que no se le presta mucha atención.

Según el estudio, los emprendedores tienen:

  • 2 veces más probabilidades de tener depresión (por cierto, los expertos dicen que en el 2030 la depresión será la enfermedad más diagnosticada del mundo)
  • 3 veces más probabilidades de abusar de sustancias “no deseables”
  • 6 veces más probabilidades de tener trastorno de déficit de atención e hiperactividad
  • 10 veces más probabilidades de tener comportamientos bipolares

El problema se agrava cuando en nuestra sociedad no está bien visto mostrarse vulnerable enfrente de los demás (y menos en los emprendedores claro).

Como si ser emprendedor te otorgara superpoderes que te protegieran de los problemas que todos los seres humanos tenemos.

Dicen que no hay mal que por bien no venga.

Y uno de los pocos aspectos positivos que creo que ha traído la pandemia consigo es el hecho de ponerle más atención a la importancia de la salud mental.

Suzanne Mulvehill describe en su libro “Employee to Entrepreneur” que preparar la mente, el cuerpo y el espíritu para emprender es cómo preparar la mente, el cuerpo y el espíritu para los juegos olímpicos.

¿Realmente nos preparamos como deberíamos?


Se me ocurren una serie de acciones que “a todos” siempre nos van bien. Acciones que como casi todo lo importante en la vida son gratuitas (o casi):

  • Comer menos (y mejor)
  • Moverse sin parar cada día
  • Meditar o respirar con consciencia
  • Dormir más (y mejor)
  • Fuera pantallas a las 20h de la noche
  • Conectar con la naturaleza a través de un paseo
  • Invertir tiempo “en no hacer”
  • Leer
  • Incrementar el mindfulness

Todo esto nos ayuda en nuestra preparación.

Pero como casi siempre resulta mucho más fácil escribirlo en un artículo que practicarlo.

Además, los estudios nos indican que una de las formas de “terapia más efectiva” es el soporte social. Y en ese aspecto no solo se trata de familia y amigos. Los buenos coachs pueden ayudarnos muchísimo por el hecho de tener experiencia en casos parecidos.

Incluso me atrevo a decir que entre la comunidad emprendedora el hecho de formar parte de “masterminds” o grupos de trabajos de emprendedores con los que compartir problemas similares puede ayudar mucho a ese soporte social para prevenir sufrimiento mental.

Que alguien en una situación similar te diga “yo también he vivido lo que me cuentas” y “me ha venido bien esto o aquello” realmente aporta valor y puede prevenir o ayudar a salir de situaciones complejas.

El post de hoy no es una llamada a no emprender.

Para nada.

Es una llamada a emprender con una visión largo-placista que permita seguir jugando la partida con una afectación mínima en la salud mental y salud en general.

Emprender no debe ser esprintar continuamente. Emprender es una maratón en la que a veces hay que andar para coger aire y relajar los músculos.

No hay superhéroes. No existen más allá de los cómics y el cine (de hecho los superhéroes están salvando el cine con el 20% de la taquilla total durante la pandemia).

No trates de emularlos.

Cuando tu cabeza no está aquí. Está allí (con tus cosas, como en un limbo).

Y tu familia, tus amigos y todos aquellos que te quieren no pueden hablar ni invertir tiempo de calidad con una cabeza que no está con ellos.

No se puede mantener una conversación con las extremidades o simplemente con un cuerpo humano.

No es fácil.

Por ello, probablemente, “estar presente” es uno de tus KPIs más importantes que no acostumbramos a auto-medirnos ni sale en los informes, balances o en las cuentas de resultados de ninguna empresa del mundo.

Tenemos muy claro la caja que tenemos, los recibos, nuestro salario, las facturas, las inversiones, las ventas…

… y luego no tenemos nada claro qué el jersey que lleva nuestra hija es un regalo del padrino que le ha encantado o el hecho de qué nuestra pareja no ha descansado bien esta pasada noche.

Porque claro. La empresa es lo más importante.

Pues bien, alguien dijo alguna vez la siguiente frase:

“El futbol es lo más importante de las cosas que no son importantes.”

Me atrevo a cambiarla ligeramente.

“Emprendedor: tu empresa es lo más importante de las cosas que no son importantes.

Los estoicos siempre nos hablan de los indiferentes deseados. Y tener dinero o éxito es “un indiferente” deseado.

Es decir, mejor tenerlo que no tenerlo. Pero no debe ser una obsesión. Porque todos sabemos que el deseo de tener algo acostumbra a ser mucho más potente que el disfrute de lo ya alcanzado.

Los emprendedores son animales optimistas por naturaleza.

Por ello, cuando las cosas no van bien se esconden en su silencio y sienten una gran sensación de fracaso y “vergüenza” en su interior.

Pero, por favor…

...mostrarse vulnerable funciona.

Mostrarse vulnerable es un acto de coraje (no de debilidad).

Es la única forma que “tu tribu” pueda ayudarte.

¿Y sabes? Necesitamos más emprendedores que nunca.

Pero no a cualquier precio.

Admiro vuestro tesón.

Si eres emprendedor, no trates de emular a “Spiderman“.

Si pretendes ser emprendedor, prépara tu mente, cuerpo y espíritu para la marathon.

Y si no quieres ser emprendedor, también puedes decirlo con voz alta, autoestima y orgullo en tus palabras.

Nos necesitamos a todos.

Todos somos más necesarios que nunca.

Cuida tu mente por favor.

Ahí empieza todo.

Los estoicos, tantos siglos atrás y sin estudios científicos, como casi siempre ya lo intuían.

¿Quieres gobernar un imperio?
Empieza gobernándote a ti mismo.

Publilio Siro

Si te ha gustado el post (o ha resonado en tu cabeza de alguna forma) te agradecería mucho que me dieras tu opinión en los comentarios o simplemente que te suscribas a Inversor Directivo o te unas al canal de Telegram.


Foto: la soledad del líder

20 comentario en “El (altísimo) coste oculto de emprender

  1. Gracias Alberto.
    Yo he experimentado la soledad del emprendedor, y es muy duro. Desde hace un par de años participo en un pequeño grupo de mastermind y puedo asegurar q compartir experiencias con “similares” resulta un gran alivio mental.
    Me encanta seguirte y animo a q continúes escribiendo.

    1. Muchas gracias Pedro por tu comentario y por compartir tu experiencia.
      Los “mastermind” como dices pueden aportar muchísimo sin duda. Al final, obviamente, depende de la calidad de los integrantes.
      Saludos!

    2. La soledad del empresario… Justo eso me dijo un amigo también empresario. La verdad que es muy duro, yo ya llevo 7 años luchando cada día y es agotador fisca y mentalmente.

  2. Un POST con mayúsculas. Excelente como siempre. Muchas gracias para hacer ver, lo que a veces cuesta ver.

    Albert.

  3. Brutal la frase: “tu empresa es lo más importante de las cosas que no son importantes”. Digna de enmarcar.

    Como siempre Alberto un magnífico post. Estoy iniciando mi aventura emprendedora mientras trabajo por cuenta ajena y realmente es duro. Buscas un futuro mejor para tu familia, a costa de sacrificar parte del presente con ella. La clave está en el equilibrio.

    Gracias por escribir lo que muchos pensamos, y a veces no entendemos hasta que lo leemos así de claro. Eres muy grande.

    1. Gracias Víctor…
      Escribir siempre ayuda a clarificar la mente.
      De hecho, a veces escribiendo hasta uno puede llegar a cambiar de opinión en algunos temas.
      Es como mirarse a un espejo interior.
      Un abrazo y ánimo en tu camino de emprendimiento!

  4. Es tal cual lo describes. Uno de los puntos más relevantes que yo recalcaría y que la gente no se hace una idea antes de meterse a emprender, es que efectivamente la empresa puede pasar a ser la prioridad número uno de tu vida si no tomas conciencia y desarrollas una capacidad para desconectar y priorizar las cosas verdaderamente importantes. Para mí eso siempre ha sido lo más complicado. Me costó una relación y problemas a todos los niveles, también mentales. Me parece fundamental ser capaz de relativizar los problemas y tener tolerancia a la frustración. Son dos aspectos que hay que trabajarse constantemente. Estoy de acuerdo en que emprender no es para todo el mundo y si no se maneja bien tiene un coste enorme. Gran post Alberto.

  5. Conciso, profundo y certero. Ya tengo temática para mi reflexión del paseo de esta noche. Gracias

    1. Paseos nocturnos… qué maravilla!
      Es un tesoro poder pasear después de cenar.
      Gracias por tu feedback Javier!
      Saludos!

  6. Wao!!! Este post es magnífico… gracias Alberto por dar luz a esa parte del camino del emprendedor de la que mucho se sufre y poco se habla…..
    He vivido una fase de obsesión por conseguir cosas materiales y rentabilidad en mi experiencia como emprendedor al punto que como bien describes la cabeza no estaba en el cuerpo….. Es algo realmente asfixiante..y sobre todo para los que te aguantan..jajaaa
    Hasta que di con la meditación, que al final te hace despertar y darte cuenta de que la vida en sí misma es un camino para aprender a perderlo todo…e irte como llegaste….
    No obstante no dejes de escribir sobre rentabilidad.. e inmuebles.jaaaaa que nos gusta mucho cómo lo haces!! Pero de corazón gracias por este magnífico recorrido por la mentalidad y ese gran aporte de valor a lo que realmente importa!
    Me he extendido un poco…. muchas gracias!!!! Tu blog es una pasada!!!

    1. Muchas gracias Dariem por tu comentario. De aquellos que “te llegan” y animan a seguir.
      Sin duda seguiré escribiendo sobre inmuebles. Sigo preparando materiales y disfrutando en el camino que es sin duda lo más importante para mí.
      Saludos y de nuevo agradecido por tus palabras!

  7. Imprescindible artículo una vez Alberto. ¡Enhorabuena!

    Gracias por dar visibilidad a esta realidad. Saber lidiar con la montaña rusa de las emociones de un emprendedor así como compaginarlo y no excederte sobreponiéndolo a otros ámbitos de la vida es una ardua tarea. Eso sí, si lo consigues llega la armonía a tu vida y cada día que llega es un regalo para seguir haciendo lo que te gusta rodeado de los que quieres.

    A pesar de estar leyendo tus artículos desde el comienzo de tu blog, tengo que admitir que siempre me sorprendes (para bien) y he incorporado la costumbre de releer algunos artículos anteriores que considero fundamentales. Este será uno de ellos.

    Un abrazo,

    Vicente

  8. Hola Alberto,

    Te acabo de descubrir y lo quiero leer todo de golpe. Creo que tú blog refleja la inspiración que muchos buscábamos y que no era tan fácil de encontrar. Hoy en día, en las RRSS se transmite principalmente la cultura del pelotazo, de la rapidez, de que cualquiera puede conseguir lo que se proponga sin esfuerzo y a corto plazo… y esos mensajes nos confunden y desmotivan a muchos, que no lo vemos factible.

    Me he dado cuenta de que llevo mucho tiempo (años) en modo multitasking, y me veo todo el día dispersa y con la sensación de que no progreso.

    Necesito bajar revoluciones, hacer foco, tener disciplina para soltar muchas cosas y centrarme en lo importante.

    En tu blog he encontrado ideas que me van a ayudar en mi crecimiento como persona, profesional e inversora.

    Gracias!
    Elena

    1. Gracias Elena por tu comentario…
      Ojalá encuentres la manera de bajar “revoluciones” en este mundo que “tanto nos hace correr” si nos despistamos sólo un poquito!

      Saludos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *