vida en pareja

¿Comunismo, social-democracia o capitalismo liberal: cuál es el mejor sistema para tus finanzas en casa? Mega-guía de finanzas personales en parejas

¡Deja de discutir de dinero con tu pareja! Encuentra el método de finanzas en pareja que mejor funciona para tu situación.

La vida ya de por sí es un reto suficientemente complejo como para tener que pasar el día discutiendo con tu pareja por dinero. Después de más de quince años de casado puedo afirmar que no discutimos por dinero (aunque sí de muchos otros temas 😉 )

Desde un punto de vista financiero vivir en pareja tiene ventajas. Puedes beneficiarte de ciertas economías de escala.

Puedes ingresar dos salarios, el alquiler puedes compartirlo y el coste por persona de todos los suministros (agua, luz, gas, internet) prácticamente también se reduce a la mitad ya que la parte de coste variable acostumbra a pesar menos que la parte fija.

Entonces, ¿por qué si vivir en pareja tiene ventajas económicas, el dinero es una de las principales causas de divorcio en la actualidad?

La respuesta es bastante evidente. Muchas parejas no tienen un método claro para gestionar sus finanzas personas y ello provoca en muchas ocasiones malentendidos derivados de esta situación.

Las finanzas personales en pareja también acostumbra a ser un tema tabú.

Es incómodo de hablar ya que parece que el amor y el dinero son polos opuestos. Mientras que el amor es pasional y lleno de sentimientos, el dinero parece más frío y mundano.

Es como si hablar de dinero en una relación no corresponda a lo que una pareja deba hacer si quiere cultivar y cuidar su amor. Especialmente al inicio.

La realidad es completamente distinta. Es muy necesario hablar de las finanzas de la pareja.

Cuando la cosa va en serio, sentar las bases de un método que tenga sentido en el que quede claro cómo se reparten ingresos y gastos es muy importante para evitar problemas futuros derivados da malas prácticas económicas.

Existen muchas maneras de gestionar las finanzas personales de una pareja o de una familia. Tantas formas prácticamente como parejas puedan existir. Por ello, lo más importante es que te formes acerca de las diferentes posibilidades que hay y a partir de aquí decidáis la que los dos penséis que es la mejor para vuestro caso e incluso podáis modificarla con ciertos matices si así lo consideráis.

Ya sabéis que me gusta profundizar en los artículos por ello mientras lo preparaba pregunté a mi audiencia de Twitter cuáles eran los problemas más habituales que ellos conocían acerca de las finanzas en pareja.

Este fue mi tweet:

Y la respuesta más divertida (o no) fue la siguiente:

Quizás te haga gracia o no el tweet anterior. La realidad es que algunas de estas situaciones que parecen inocentes se acaban complicando y generando muchos más problemas de los que a priori podamos imaginar.

Clica para ver el índice de contenidos

Entendiendo nuestros prejuicios

Es muy importante asumir que todos ya tenemos prefijados en nuestra cabeza una serie de conceptos establecidos de cómo deberían ser las finanzas personales en una familia.

Estos conceptos que tenemos cargados en nuestro sistema operativo mental normalmente provienen de lo que hemos vivido con nuestros padres.

Sus costumbres nos parecen normales y por ello es importante que nos esforcemos en hacer un ejercicio de objetividad para no intentar querer imponer “lo que hemos mamado” sino tener la suficiente humildad y flexibilidad para estar abierto a entender otras formas de actuar con el dinero de la familia.

¿Qué ha cambiado en los últimos decenios?

Es obvio que la tasa de empleo de la mujer ha evolucionado muchísimo. Ahora lo más habitual en las nuevas parejas es que ambos miembros trabajen.

En el siglo XX había una tasa de trabajo mucho menor en el caso de la mujer con lo que la gestión de las finanzas personales era muy sencilla. Un único miembro familiar aportaba los ingresos con lo que no había posibilidad de discusión acerca de cómo se repartían las finanzas en un hogar.

Afortunadamente, la situación ha cambiado y esto tiene muchas ventajas pero también implica tomar una serie de decisiones que antes no eran necesarias tomar por motivos obvios.

La tasa de empleo en la mujer ha subido muchísimo en los últimos decenios con lo que el escenario más habitual en las nuevas parejas es que ambos miembros tengan ingresos

Algunas preguntas habituales previas a potenciales discusiones de pareja por dinero

– ¿Quién paga el regalo de la boda de tu prima que me cae fatal?

¿Yo tengo que pagar las copas cuando te vas de juerga con tus amigos?

¿Esos vestido que tanto dinero cuestan y los usas 2 veces al año es un gasto compartido?

Cómo tu comes más que yo no es justo que paguemos la mitad de la comida cada uno, ¿no te parece?

La respuesta a esas preguntas, típicas en las discusiones de pareja, solo existe en la creación de un sistema que ayude a responderlas.

Sino se usa un sistema se entrará en discusiones más emocionales que racionales que no llevarán más que a problemas adicionales.

La simplicidad es la fórmula más eficiente de implantar metodologías. Pero el mundo real es complejo. Por tanto debemos tener cuidado con una simplificación extrema de los problemas que queremos abordar.

Por ello, soy un fan de la simplicidad bien reflexionada previamente.

Al igual que en el post anterior donde creé un modelo mental donde dividía los tipos de pisos para invertir en 3 categorías he hecho lo mismo con los sistemas económicos que podemos implantar en la gestión de las finanzas en el hogar.

Por ello, os muestro a continuación los 3 métodos de mi modelo mental que puedes usar para gestionar las finanzas en pareja y evitar de una vez por todas estas discusiones.

Toda variación podrá surgir a partir de introducir matices en uno de los 3 métodos que os explico. De esta forma si bien los 3 métodos que sugiero es una representación bastante exhaustiva de las posibilidades que existen podéis introducir variaciones que den más riqueza a vuestro sistema y se adapten aún mejor a vuestra situación

Ojo con los nombres que he inventado en el modelo mental. Que no os generen prejuicios. Les he puesto un nombre que lo relaciona con sistemas económicos que existen en la sociedad para que sea más fácil recordarlos.

También para ayudar a crear más claridad y comprensión de cada método. Son simples etiquetas. No miremos la historia de cada uno de esos movimientos ni si nos gustan o no cuando se aplican a sociedades y no a familias.

Los principales métodos y sistemas que existen en la gestión de finanzas personales de una pareja

Método #1.CAPITALISMO LIBERAL- Lo MÍO es MÍO, lo TUYO es TUYO, lo de lo DOS lo pagamos la MITAD cada uno.

“Capitalismo es convertir lujos en necesidades.”

Andrew Carnegie

Modo de funcionamiento y cómo implantarlo:

La idea conceptual de esta metodología es muy sencilla. Cada uno mantiene su cuenta principal donde recibe sus ingresos. La pareja abre una cuenta común donde va a domiciliar todos sus gastos compartidos recurrentes como por ejemplo todos los suministros o el alquiler o hipoteca.

Además, es necesario disponer de al menos una tarjeta de crédito/débito asociada a esta cuenta para ambos componentes de la pareja. De esta forma, cada vez que hay un gasto común (comida, ocio, vivienda, gasolina…) cada miembro de la pareja puede pagarlo con cargo a la cuenta común.

El hecho de disponer de tarjetas de crédito asociadas a la cuenta común (además de otras asociadas a la cuenta individual) ayuda a evitar errores y sobretodo a trabajo administrativo posterior para diferencias que es gasto común y que no. Lo único que hay que seleccionar es la tarjeta que apunta a la cuenta común cada vez que se realiza un gasto común. Del mismo modo, si el pago es en efectivo es importante extraer el dinero de la cuenta común para no tener que “pasar cuentas” más adelante.

Obviamente cómo ya puedes imaginarte cada mes hay que hacer una transferencia automatizada de la misma cantidad por miembro a la cuenta común para cubrir todos los gastos mensuales.

Requerimientos:

  • Cuenta individual bancaria miembro 1 + tarjeta de crédito/débito individual miembro 1
  • Cuenta individual bancaria miembro 2 + tarjeta de crédito/débito individual miembro 2
  • Cuenta individual bancaria común + tarjeta de crédito/débito individuales para ambos miembros asociadas a la cuenta común
  • Transferencia individual miembro 1 a la cuenta bancaria común cantidad X
  • Transferencia individual miembro 2 a la cuenta bancaria común cantidad X

Ventajas:

El método es sencillo y no requiere de actualización cada vez que hay un cambio salarial.

Cada miembro de la pareja puede disponer de su dinero para tomar sus decisiones de compra sin tener que “pedir permiso” a su compañero.

El método permite la creación de un patrimonio individual y también de un patrimonio común si se desea (invirtiendo un 50% desde cada miembro de la pareja).

Inconvenientes:

Si la diferencia de salarios entre miembros de la pareja es grande el esfuerzo económico que realiza cada miembro de la pareja es desigual o no es posible implementar este método si el salario de uno de los dos miembros no cubre la mitad de los gastos comunes.

Tampoco el método es aplicable si uno de los dos miembros de la pareja se queda sin trabajo (o sin dinero).

Método #2.SOCIAL DEMOCRACIA- Lo MÍO es MÍO, lo TUYO es TUYO, lo de los DOS lo pagamos PROPORCIONALMENTE en función de los INGRESOS de cada UNO.

“La libertad no hace felices a los hombres, los hace hombres simplemente”

Manuel Azaña

Modo de funcionamiento y cómo implantarlo:

El método a usar es el mismo que en el caso anterior con una sola diferencia. La cantidad mensual a transferir a la cuenta común por cada miembro de la pareja es distinta y proporcional a los ingresos de cada pareja. Obviamente, cada vez que hay un cambio de ingresos en cada una de las parejas es necesario actualizar esa transferencia mensual.

Requerimientos:

  • Cuenta individual bancaria miembro 1 + tarjeta de crédito/débito individual miembro 1
  • Cuenta individual bancaria miembro 2 + tarjeta de crédito/débito individual miembro 2
  • Cuenta individual bancaria común + tarjeta de crédito/débito individuales para ambos miembros asociadas a la cuenta común
  • Transferencia individual miembro 1 a la cuenta bancaria común cantidad X
  • Transferencia individual miembro 2 a la cuenta bancaria común cantidad Y

Ventajas:

Cada miembro de la pareja puede disponer de su dinero para tomar sus decisiones de compra sin tener que “pedir permiso” a su compañero.

El método funciona si uno de los dos miembros de la pareja pierde el trabajo o ve reducida de forma muy considerable sus ingresos.

El método permite la creación de un patrimonio individual y también de un patrimonio común.

Inconvenientes:

La repartición de gastos es necesaria recalcularla en cada ocasión que hay un cambio salarial en uno de los dos miembros de la familia.

Método #3. COMUNISMO- Lo MÍO es de los DOS, lo TUYO es de los DOS, TODOS los gastos son de los DOS

“El utopista enciende unas estrellas en el cielo de la dignidad humana, pero navega en un mar sin puertos”

C. Berneri

Modo de funcionamiento y cómo implantarlo:

Cuenta común donde todos los ingresos de los dos miembros de la pareja se depositan.

Los activos y pasivos que se compran deben ir a nombre de los dos.

Requerimientos:

  • Cuenta individual bancaria común + tarjeta de crédito/débito individuales para ambos miembros asociadas a la cuenta común

Ventajas:

No hay cálculos a realizar ya que todo es muy sencillo.

No es necesario tener diferentes tarjetas de crédito/débito asociadas a distintas cuentas individuales o comunes. Con una sola tarjeta de crédito/débito a la cuenta común es suficiente.

Inconvenientes:

Se pierde la individualidad. Tanto patrimonial como a la hora de tomar decisiones de compra.

Es necesario “pedir permiso” para comprar “caprichos” personales ya que el dinero es de los dos.

¿Y nosotros? ¿Qué método es el mejor para nuestro caso?

Una vez has entendido los diferentes métodos que existen de una forma simplificada la siguiente pregunta es obvia:

¿Cuál es el mejor método para nuestro caso?

La elección, de nuevo simplificando en un modelo que he creado, depende de 3 ejes fundamentales:

  1. Los excedentes que sois capaces de generar mensualmente (más o menos de un 10% de los ingresos totales)
  2. La diferencia de salario que existe entre la pareja (menor o mayor de un 50% respecto al salario mayor)
  3. Y finalmente las diferencias o similitudes de mentalidad respecto al dinero (ahorradora o malgastadora)

Una vez te identificas en cada uno de esos ejes la elección del método se simplifica bastante ya que algunas de las opciones quedan descartadas de forma automática.

Me he mojado y el orden con el que ves cada una de las opciones es mi orden preferido (no tiene porqué ser el tuyo). Con cada elección que hago hay una explicación corta.

Al final del post he incluido en el Anexo 1, diferentes ejemplos hipotéticos con diferentes casos de pareja que pueden ayudarte a comprender mejor la clasificación que he creado y los motivos de mi elección prioritaria en cada situación.

Menos de un 10% de capacidad de ahorro mensual de los ingresos totales Más de un 10% de capacidad de ahorro mensual de los ingresos totales
Ingresos de un miembro de la pareja mucho más altos que los del otro3- Comunismo
(única opción disponible)

3-Comunismo (si la mentalidad ahorrador/malgastador es igual en ambos miembros). Si la mentalidad es muy diferente el uso de los grandes excedentes generados pueden generar tensiones continuas

(2) – Social Democracia (si la mentalidad ahorrador/malgastador es diferente en ambos miembros una potencial solución es la social democracia aunque obviamente la contribución del miembro con mucho más salario seguirá siendo la principal).
Ingresos similares o con diferencias menores a un 50% entre los dos salarios3-Comunismo (si no hay capacidad de ahorro generado acostumbra a ser la única opción)

2 – Social Democracia o 1 – Capitalismo liberal (si los salarios son muy similares y existe una ligera capacidad de ahorro se podría aplicar este método para repartir los excedentes de una forma individual y no común como con el comunismo )


2 – Social Democracia (si la mentalidad ahorrador/malgastador es diferente en ambos miembros da libertad a cada miembro de usar los excedentes de la forma que más le plazca o si realmente ambos miembros de la pareja creen que la forma de maximizar sus ahorros e inversiones es teniendo cuentas individuales y no comunes)

3-Comunismo (si la mentalidad ahorrador/malgastador es igual en ambos miembros)

1 – Capitalismo liberal. Sólo aplicable si los salarios son muy similares (¿menos de un 25% de diferencia?). Si la diferencia de salarios es de entre un 25% – 50% uno dispone de mucho más excedente que el otro miembro. Por ello un miembro podría tener libertad con excedentes y el otro no.
Modelo para ayudar a seleccionar el mejor método en cada caso:
La elección depende de la situación financiera de la pareja (diferencia de salarios y tasa de ahorro) y si tienen la misma o diferente mentalidad respecto al dinero (ahorradora/gastadora)

¿Importa el régimen económico del matrimonio – separación de bienes o gananciales- a la hora de elegir el método de gestión de nuestras finanzas?

Las diferentes opciones que he explicado obviamente aplicarían tanto a parejas casadas como a parejas no casadas.

De todas formas, en el caso de las parejas casadas el régimen económico seleccionado tiene implicaciones importantes porque debería haber coherencia entre el régimen económico matrimonial y el método de gestión de finanzas personales usado .

Así si el matrimonio se ha constituido en régimen de separación de bienes los métodos más coherentes (que no obligatorios) a usar serían el primero (capitalismo-liberal) y el segundo (social-democracia) (donde en ambos los gastos se reparten pero con distinta proporción).

En el caso de que el régimen económico matrimonial seleccionado sea el de gananciales el método más coherente (que no obligatorio) es el método tercero (comunismo) donde las ganancias de ambos cónyuges se reparten entre los dos a partes iguales (también las deudas).

En España el régimen económico usado depende principalmente de la comunidad económica donde vives. Así por ejemplo en Cataluña habitualmente es el de separación de bienes mientras que en Madrid y muchas otras regiones es el de gananciales.

Por ello, es necesario hablar antes de casarse acerca del régimen que pensamos que es mejor para nosotros y no el que determina simplemente la comunidad. Aunque la realidad más habitual es que las parejas no hablan de esto y se acaba adoptando el sistema que se usa en la comunidad.

En el caso que el régimen económico matrimonial no funcione bien con la situación económica actual de la pareja no me parece descabellado usar un método que no sea coherente con el régimen seleccionado. Al final lo importante en mi opinión es usar el método más práctico y que mejor funcione en cada caso.

Estableciendo objetivos de ahorro común independientemente del método usado

Independientemente del método usado, las parejas que tienen objetivos financieros comunes consiguen mejores resultados patrimoniales y pueden extraer también el beneficio emocional de luchar por proyectos y objetivos comunes .

Comprar un piso, invertir para la educación de los hijos o ahorrar para unas maravillosas vacaciones pueden ser proyectos comunes independientemente si se usa un método u otro.

Al fin y al cabo, los dos primeros métodos (donde los gastos comunes se reparten al 50% o de forma proporcional al salario) pueden ser complementados con unos objetivos determinados concretos en la que asignar dinero de ambos miembros de la pareja siguiendo el mismo método de repartición de gastos.

En ese aspecto usar una cuenta concreta (o una subcuenta) común para cada objetivo es una buena forma de garantizar que podamos completar ese objetivo (tal y como explicamos de forma detallada en este post para pagar la universidad de nuestros hijos).

Tener retos y objetivos comunes más allá de la subsistencia es una forma de aumentar los lazos de la pareja.

Principios importantes en la gestión del dinero en pareja

Tener un método claro es una parte fundamental en el sistema de gestión del dinero de cualquier familia o pareja. Pero además es necesario también tener una serie de principios y conceptos claros que ayudarán a que el método seleccionado sea robusto y perdurable en el tiempo.

Simplicidad

Cuando más sencillo sea el método más fácil será su cumplimiento. Tener un método sirve precisamente para liberar tiempo en la pareja y no tener que dedicar energía en cada decisión de compra a realizar.

Si el método se utiliza de forma correcta, es muy claro en cada momento que tarjeta usar o a que número de cuenta debe ir asociado un determinado gasto.

Duración

La metodología puede cambiarse en función de las circunstancias (aunque es difícil y no lo recomiendo). Los métodos no son eternos. Pero hay que pensar bien en las consecuencias de un cambio de método.

Los métodos #2 (social-democracia) y #3 (comunismo) pueden quizás perdurar más en el tiempo porque la limitación del método #1 (capitalismo-liberal: pagar cada uno la mitad de los gastos) implica que si a uno de los dos miembros de la pareja le va mucho peor económicamente que al otro no podremos seguir con ese método.

Por ello los métodos de pagar en proporción a los ingresos o simplemente asumir que el dinero es de los dos desde el momento en que se gana son más resistentes a los cambios económicos que obviamente cada miembro de la pareja va a a tener.

Automatización máxima

Sirve para evitar tener que pensar o tener que discutir conceptos en varias ocasiones. Está relacionado con el primer punto de la sencillez aunque este punto es más específico.

Si puedes automatizar un proceso hazlo (transferencias entre cuentas, domiciliaciones…).

Será más fácil tener trazabilidad de esos gastos y luego podrás llevar un seguimiento detallado.

Metodología de control

Al menos una o dos veces al año es importante sentarse con tu pareja para entender cómo está funcionando el método, entender la evolución de la situación patrimonial y ver si se están cumpliendo los objetivos prefijados.

De una forma recurrente (al menos una vez al mes), vale la pena repasar el estado de nuestras finanzas (movimientos y balance de cuentas) para asegurarnos que estamos cumpliendo con lo que habíamos preestablecido.

Para hacer este ejercicio recomiendo usar la tecnología que nos hace ahorrar mucho tiempo (por ejemplo la app Fintonic en España te ayuda a agrupar la información de diferentes bancos y diferentes cuentas y puede resultarte de tu utilidad).

Roles

Es muy normal que existan diferentes roles dentro de la pareja. De hecho, es una de las ventajas de vivir en pareja.

Así, es recomendable que uno de los dos miembros lidere la parte económica de la pareja. Eso sí, siempre con un acuerdo previo del método que se va a usar y de los objetivos marcados comunes.

Los roles normalmente nacen de una forma natural en función de la habilidad y el interés de cada miembro.

Confianza y solidaridad

Si no hay confianza mutua entre los miembros de la pareja no va a funcionar ningún método.

No existe método perfecto y por ello es necesario que haya respeto y confianza para entender que cada metodología presenta ventajas e inconvenientes.

Problemas y consecuencias de las discusiones por dinero en una pareja

Uno de los objetivos primordiales de establecer un método robusto de las finanzas en pareja es evitar discusiones innecesarias que pueden llegar a ser muy dolorosas.

He recopilado los problemas más frecuentes para remarcar la importancia de tratar el asunto con profundidad y seriedad.

Así, la experimentada psicóloga Silvia Russek ha analizado los problemas más frecuentes de las parejas al discutir acerca del dinero, el uso que el dinero tiene en la pareja así como la reacción que las parejas tienen a sus problemas de gestión de finanzas personas.

Te los adjunto a continuación:

Los problemas más frecuentes de las parejas cuando discuten por dinero y porqué definir un método claro de gestión de finanzas en pareja nos ayudará a solucionarlos

Normalmente las parejas discuten por los siguientes problemas relacionados con el dinero:

  1. No hay suficiente dinero
  2. Uno de los dos miembros o los dos miembros quieren vivir con un nivel de gasto incompatible con sus ingresos
  3. No se está de acuerdo en cómo se gasta el dinero cada miembro de la familia
  4. Se utiliza el dinero para presionar, manipular o incluso castigar al otro miembro
  5. No estar de acuerdo sobre la propiedad del dinero (es de ambos o es individual)

Si analizamos bien las causas veremos que las últimas 3 razones se solucionarán con el uso de un método de gestión de dinero entre la pareja.

La primera razón de la escasez del dinero no la vamos a solucionar simplemente con el método y el querer vivir como marqueses sin marquesado tampoco va a solucionarse con la implantación de uno de los 3 métodos que hemos visto.

De todas formas, sí que nos ayudará el método a tomar consciencia de los dos primeros puntos una vez trabajemos conscientemente en objetivos y presupuestos comunes.

Por ello, si bien no solucionará los dos primeros puntos si que nos dará cierta claridad del problema lo que siempre es la primera condición para poder solucionar un reto.

¿Cómo usan el dinero muchas parejas?

Además, algunas parejas, de forma equivocada, usan el dinero mucho más allá de un medio para disfrutar de una vida plena.

Y por ello el uso del dinero muchas veces se asocia a las siguientes actitudes.

  • Expresar nuestros sentimientos a través del dinero (al darte soy muy generoso y por ello significa que te quiero mucho).
  • Tratar de llenar nuestros huecos emocionales.
  • Establecer el poder en la relación en función del dinero disponible.
  • Buscar la admiración de los demás.
  • Poder manipular a la pareja o a los demás.
  • Valorar a las personas en función del dinero. El famoso, “tanto tienes, tanto vales”.
  • Vengarnos o aplicar “justicia” a través de castigos de dinero.

“Cuando falta el dinero, el amor sale por la ventana”

Y como podemos imaginarnos, los problemas de dinero obviamente afectan a toda la relación por ello ante esos problemas las parejas actúan normalmente de cuatro formas diferentes:

  1. Negar el problema.
  2. Aceptar que existe un conflicto, pero se niegan a hablar del mismo.
  3. Pelear, pero sin enfocarse en buscar una solución.
  4. Hablar para encontrar una solución buena para ambos miembros de la pareja.

Ya os podéis imaginar que la única opción que permite que la pareja evolucione es la cuarta.

Cuando una pareja habla sobre sus problemas de manera abierta y tranquila, no sólo los resuelve, sino que su relación se acostumbra a fortalecer.

Algunas recomendaciones de cómo afrontar una conversación con tu pareja acerca del dinero

Los temas más dificultosos en la pareja requieren de preparación y de un entorno agradable para poder abordarlos con ciertas probabilidades de éxito.

Mi recomendación personal es no abordar ciertas charlas importantes cuando la energía no es buena.

Es decir, necesitaremos estar con buena energía (haber dormido bien ambos miembros y en un entorno relajado) para poder abordar cuestiones difíciles e incómodas.

Escuchar activamente a la otra parte y hacerle entender que hablar de los problemas que el dinero genera o puede generar en tu relación pueden no solucionarse si no se abordan y se solucionan con un buen método acordado por ambos ayudará a poder tener conversaciones de mucha más calidad. Quizás puedes imprimir y comentar este post con tu pareja (puede ser una forma de abordar tu situación).

Si ambos miembros tienen una relación respecto al dinero (ahorradores o malgastadores) parecida obviamente todo será más fácil.

Por otro lado, si uno es tacaño y el otro es gastador impulsivo será más necesario que nunca imponer ciertas normas donde ambas partes cedan un poco para llegar a un punto medio donde ambos puedan sentir cierta comodidad. Si no se hace de esta forma las discusiones serán eternas.

No valoremos solo el dinero que cada uno aporta a la relación sino que pongamos en valor todo lo que cada parte aporta. Que el dinero no haga sentir a un miembro de la pareja que vale mucho menos que el otro.

Las habilidades de cada uno también juegan un papel. Así los roles pueden ayudar a superar ciertas deficiencias. Si uno de los dos miembros no tiene capacidad de organización, la otra parte puede ayudarle con esta faceta.

También es importante definir normas con unos momentos específicos para hablar de dinero y no permitir que discusiones acerca del dinero estropeen muchos momentos de la relación.

Compararse con los demás no sirve para nada. Solo para activar nuestra envidia. Somos únicos e irrepetibles y eso es lo más bello de este mundo.

Cada situación es diferente y lo único que importa es que tu pareja y tu establezcáis una relación sana en relación al dinero y que os permita vivir y valorar todo aquellas muchos aspectos positivos de la vida que tenéis.

Compartir experiencias une a las parejas.

Y compartir objetivos económicos buscados y deseados por los dos miembros puede ser bonito y estimulante.

Acabo con una frase que intento repetirme en muchas ocasiones. Especialmente en aquellos momentos que tengo que tomar decisiones importantes.

Quien cambia felicidad por dinero no podrá cambiar dinero por felicidad.

José Narosky

Foto: Es una fotografía de unos pastores entrañables en un viaje que hicimos a Nueva Zelanda en julio de 2016. Acompañé a mi esposa por trabajo a Sidney y de allí hicimos una escapadita a Nueva Zelanda. Ya te dije que vivir en pareja tiene muchas ventajas 😉

PD: Por cierto, en nuestro caso usamos el método 2. Siempre nos ha gustado mucho la social-democracia.


Suscríbete a la newsletter y recibe más contenido honesto, completo y reflexivo acerca de cómo acercarse a la libertad financiera lentamente. Cada post que escribo va acompañado de una pequeña introducción que solo los suscriptores reciben. 😉

Me encanta recibir vuestros comentarios. Los leo todos y los contesto personalmente (aunque tarde unos días en hacerlo 😛). ¡Además, aportan mucho valor a los lectores!


Anexo 1: Ejemplos hipotéticos con números para aumentar la comprensión de los diferentes métodos

Ejemplo A – En este caso la diferencia de salarios entre los dos miembros es inferior al 50%

Maria = 1.950€ mensuales ;  Juan= 1.050€ mensuales; Gastos mensuales: 2.000€ ; Ahorro mensual entre los dos = 1.000

  • Si aplicamos el método 1 – CAPITALISMO LIBERAL
< 10% excedentes mensuales> 10% excedentes mensuales
Ingresos de un miembro de la pareja >> Ingresos otro miembro
Ingresos con diferencias menores a un 50%Método 1

Cada uno paga la mitad. Juan ahorra 50€ al mes. Maria ahorra 950€ al mes. Maria tiene 19 veces más de ahorro que Juan para gastarse en “sus cosas”.

¿Es eso lo que queremos en nuestra relación de pareja?

  • Si aplicamos el método 2 – SOCIAL DEMOCRACIA
< 10% excedentes mensuales> 10% excedentes mensuales
Ingresos de un miembro de la pareja >> Ingresos otro miembro
Ingresos con diferencias menores a un 50%Método 2

Si aplicamos el método 2. El pago es proporcional. Por tanto lo primero es entender que porcentajes gana cada uno respecto al total de los ingresos.


En este caso ganan 3.000 euros entre los dos. Maria el 65% y Juan el 35%. Por tanto María pagaría el 65% de los 2.000 euros de gasto mensual, 1.300€. Juan pagaría 700€.

Juan ahorraría 350€ al mes ; Maria ahorraría 650€ al mes. Maria ahorra casi 2 veces más (en el anterior caso eran 19 veces más) de ahorro que Juan para gastarse en “sus cosas”.


Si aplicamos el método 3 – COMUNISMO

< 10% excedentes mensuales> 10% excedentes mensuales
Ingresos de un miembro de la pareja >> Ingresos otro miembro
Ingresos con diferencias menores a un 50%Método 3

El método 3 es sencillo. Todo es de los dos. Por lo tanto María y Juan disponen de 3.000 euros mensuales para los dos. Y al mismo tiempo como sus gastos mensuales son de 2.000 euros mensuales disponen de 1.000 euros para los dos de excedentes para invertir o poder comprar caprichos.


El método 3 (todo es de todos) es más problemático cuando la personalidad de los dos es diferente. Si uno de los dos es ahorrador y el otro es gastador, problemas a la vista.

Mientras que el ahorrador querrá invertir o ahorrar esos 1.000 euros de excedente, el gastador querrá gastarlos. Discusión prácticamente segura.

Por ello, los método anteriores (1 y 2) donde cada uno dispone de su propio dinero “ de sobra” ayuda en casos donde la mentalidad y el enfoque respecto al ahorro es muy distinto.

Ejemplo B – En este caso la diferencia de salarios entre los dos miembros es superior al 50%

Maria = 3.000€ mensuales ;  Juan= 1.000 € mensuales; Gastos mensuales: 3.000€ Ahorro mensual entre los dos = 1.000


Si aplicamos el método 1 – CAPITALISMO LIBERAL

< 10% excedentes mensuales> 10% excedentes mensuales
Ingresos de un miembro de la pareja >> Ingresos otro miembroMétodo 1
Ingresos con diferencias menores a un 50%

Cada uno paga la mitad. Juan no puede pagar los 1.500 euros mensuales que le correspondría a la mitad de los gastos totales. Por tanto, método no aplicable.


Si aplicamos el método 2 – SOCIAL DEMOCRACIA

< 10% excedentes mensuales> 10% excedentes mensuales
Ingresos de un miembro de la pareja >> Ingresos otro miembroMétodo 2
Ingresos con diferencias menores a un 50%

Si aplicamos el método 2. El pago es proporcional. Por tanto lo primero es entender que porcentajes gana cada uno respecto al total de los ingresos.
En este caso ganan 4.000 euros entre los dos. Maria el 75% y Juan el 25%. Por tanto María pagaría el 75% de los 3.000 euros de gasto mensual. 2.250€ y Juan pagaría 750€.
Juan ahorraría 250€ al mes. Maria ahorraría 750€ al mes. María paga 3 veces más que Juan y ahorra también 3 veces más que Juan. Ambos tienen un ahorro aunque hay una diferencia importante entre el ahorro de ambos.

Si aplicamos el método 3 – COMUNISMO

< 10% excedentes mensuales> 10% excedentes mensuales
Ingresos de un miembro de la pareja >> Ingresos otro miembroMétodo 3
Ingresos con diferencias menores a un 50%

El método 3 es sencillo. Todo es de los dos. Por lo tanto María y Juan disponen de 4.000 euros mensuales para los dos. Y al mismo tiempo como sus gastos mensuales son de 3.000 euros mensuales disponen de 1.000 euros para los dos de excedentes para invertir o poder comprar caprichos.

Tal como ya hemos dicho con el anterior ejemplo, el método 3 (todo es de todos) es más problemático cuando la personalidad de los dos es diferente. Si uno de los dos es ahorrador y el otro es gastador, problemas a la vista.

Mientras que el ahorrador querrá invertir o ahorrar esos 1.000 euros de excedente, el gastador querrá gastarlos. Discusión prácticamente segura.

Por ello, los método anteriores (1 y 2) donde cada uno dispone de su propio dinero “ de sobra” ayuda en casos donde la mentalidad y el enfoque respecto al ahorro es muy distinto.

Anexo 2: Cuadro resumen con las ventajas e inconvenientes de cada sistema de gestión de dinero en parejas

MétodoVentajasInconvenientes
Método #1. CAPITALISMO LIBERAL – Lo MÍO es MÍO, lo TUYO es TUYO, lo de lo DOS Lo pagamos la MITAD cada uno.El método es sencillo y no requiere de actualización cada vez que hay un cambio salarial.

Cada miembro de la pareja puede disponer de su dinero para tomar sus decisiones de compra sin tener que “pedir permiso” a su compañero.

El método permite la creación de un patrimonio individual y también un patrimonio común.
Si la diferencia de salarios entre miembros de la pareja es grande el esfuerzo económico que realiza cada miembro de la pareja es desigual.

Si uno de los dos miembros de la pareja se queda sin trabajo o sin dinero el método no es aplicable.
Método #2.SOCIAL-DEMOCRACIA – Lo MÍO es MÍO, lo TUYO es TUYO, lo de los DOS LO pagamos PROPORCIONALMENTE en función de los INGRESOS de cada UNO.Cada miembro de la pareja puede disponer de su dinero para tomar sus decisiones de compra sin tener que “pedir permiso” a su compañero.

El método funciona si uno de los dos miembros de la pareja pierde el trabajo o ve reducida de forma muy considerable sus ingresos.

El método permite la creación de un patrimonio individual y también un patrimonio común.
La repartición de gastos es necesaria recalcularla en cada ocasión que hay un cambio salarial en uno de los dos miembros de la familia.
Método #3.COMUNISMO – Lo MÍO es de los DOS, lo TUYO es de los DOS, TODOS los gastos son de los DOSNo hay cálculos a realizar ya que todo es muy sencillo.

No es necesario tener diferentes tarjetas de crédito/débito asociadas a distintas cuentas individuales o comunes.

Con una sola tarjeta de crédito/débito a la cuenta común es suficiente.
Se pierde la individualidad.

Tanto patrimonial como a la hora de tomar decisiones de compra.

Es necesario “pedir permiso” para comprar “caprichos” personales ya que el dinero es de los dos.
Cuadro resumen con las ventajas e inconvenientes de cada sistema de gestión de dinero en parejas

Alberto P.

Padre de familia numerosa con libertad financiera desde los 36

Ver todas las entradas de Alberto P. →

19 comentario en “¿Comunismo, social-democracia o capitalismo liberal: cuál es el mejor sistema para tus finanzas en casa? Mega-guía de finanzas personales en parejas

  1. ¡Genial post, Alberto! Muy profunda esta cuestión en la vida en pareja.

    En mi caso tenemos una variante de la social-democracia: los gastos fijos comunes nos los repartimos por comodidad. Verás, mi chica es la que suele hacer la compra de super mensual y se encarga más de comprar ropa para los peques. Yo llevo todas las domiciliaciones (hipoteca, comunidad, suministros, etc…) y así cada uno se encarga de su parte proporcional, equilibrado con los ingresos de cada uno. Llevamos casi 10 años así y va bien la cosa. Además, como tú indicabas, tenemos objetivos de ahorro compartidos (la cuenta de ahorro de las vacaciones…) donde cada mes aportamos un % de nuestros ahorros, y eso une.

    Muchas gracias por el trabajazo.
    Un abrazo y nos seguimos leyendo!
    Inversor Millennial

    1. Muchas gracias Inversor Millenial por compartir tu sistema. Me parece muy interesante.

      Creo que lo importante es que cualquier sistema cumpla con 2 criterios: (1) que funcione bien para la pareja (2) que sea sostenible en el tiempo.
      En tu caso por lo que parece os funciona genial y además es sostenible en el tiempo. Así que felicidades y enhorabuena.

      ¡Un fuerte abrazo!

  2. Hola, muy bueno el post.

    Yo veo una posible variante del método 2 en la que “La cantidad mensual a transferir a la cuenta común por cada miembro de la pareja es distinta y proporcional a los ingresos de cada pareja” pero además también es proporcional a los gastos comunes, esto quiere decir que un aumento salarial de una de las partes no debería afectar a la cantidad aportada a la cuenta común ya que los gastos no tienen por qué cambiar, eliminando así (en parte) uno de los inconvenientes de este método.

    1. ¡Qué buen aporte Victor! Muy interesante lo que propones. Sería una variación “más liberal” del método “social-demócrata” que propongo y que puede tener mucho sentido para algunas parejas.

      ¡Gracias por tu contribución!

  3. Buenos días,

    He llegado a este blog a través de un tuit y me parece espectacular. Resume a la perfección todas las dudas que tenía a la hora de gestionar las finanzas con mi pareja en un futuro próximo. El cuadro del final del post deberían de verlo todas las parejas del mundo. Muchas gracias por este contenido.

    Por cierto, a priori el método que más me convence es el #2. Ahora habrá que “discutirlo” para implementarlo en cuanto sea necesario.

    Un saludo.

    1. Muchísimas gracias por tu comentario! Me alegra que creas que “todas las parejas del mundo deberían leerlo”. 😉

      ¡Feliz implantación del método!

  4. una opción no planteda…
    En el tercer caso la pérdida de individualidad se resuelve sacando los dos mensualmente el mismo importe y de allí se realiza lo mio es mio y lo tuyo y tuyo: Todos los ingresos se juntan para pagar todo lo común+ ahorro o inversión conjunta y los dos sacan el mismos importe para sus gastos individuales.

    Buen post! lo voy a recomendar a mis clientes!

    Marina Castro
    Pscòloga especializada en sexología y terapia de pareja
    http://www.marinacastro.com

    1. Muchas gracias Marina por tu comentario y por tu recomendación! 😉

      Al fin y al cabo lo más importante es que cada pareja encuentre un método que les funcione y que sea sostenible en el tiempo.

      Saludos!

    2. Asì ago yo con mi esposa, todo de la familia. Cadauno tiene un mensuale del mismo importo y con esto puede hacer lo que le da la gana. Despues de 26 agnos de matrimonio nunca hemos discutido por dinero.

  5. Muy muy interesant, y comparto la idea del ùltimo comentario (fondo comùn, “fun money” individual igual), que aunque requiere que se tengan objetivos comunes, permite cierta individualidad (y no tiene mucha gracia comprar regalos con el dinero de los dos). Gracias por escribir

    1. Muchas gracias g por tu comentario y por tu propuesta de mejora en el sistema que evita comprar regalos al otro con el dinero de los dos ;).

      Y también gracias por escribirme al email y ayudar a mejorar el post.
      Saludos!

  6. Qué envidia me dais. ¡ojalá tuviera yo una esposa razonable!
    Nosotros teníamos el modelo 1, pero una vez casados, me cambió la tortilla y ahora es el modelo “Lo tuyo es mío y lo mío es mío… y punto!” Pues eso es lo que hay, y si no, ya sabes…

    1. En primer lugar agradecer a Alberto por toda la información del Blog y esta en particular.

      Respecto a Ahoy Water, lamentablemente tu caso es mucho más habitual de lo que piensas.

      Hay muchas personas que viven la situación resignadas y en silencio, e incluso niegan que la situación exista.
      En mi caso soy un directivo con un buen sueldo y una mente organizada hacia la economía/ ingeniería industrial, y mi pareja, mi mujer, es una profesional de éxito con un sueldo medio con tendencia a malgastar el dinero y con la la misma idea que tu mencionas de “lo tuyo es nuestro y lo mio es mio”… He visto muchas situaciones similares en amigos y amigas, también el caso contrario, hombre derrochador y mujer directiva trabajadora. Al final no te queda otra que tratar de proteger tu patrimonio y el de tus hijos buscando diferentes “estratagemas” que paso a comentar:

      -Trata de no casarte o en caso de hacerlo en régimen de separación de bienes.
      -Cásate en un resort del Caribe y no lo legalices en España.
      -Ábrete un plan de pensiones, independientemente de la rentabilidad, condiciones etc. es un dinero que no podrá gastarse tu pareja y que quedará en un futuro para ti.
      -Compra joyas, oro… no para llevarlas sino para inversión, guardarlas en lugar seguro y poder canjearlas a futuro.
      -No menciones que cobras bono anual por incentivos etc..

      La parte positiva de la situación es que ya sabes cuál es el problema y puedes tratar de protegerte, peor sería casarte en gananciales, vivir en un mundo de rosas y recibir un golpe al cabo de unos años…

      ¿Por qué no rompo mi relación? Porque salvo este tema el resto va muy bien desde hace muchos años. Cualquier idea para “proteger” parte del patrimonio del gasto desmedido de mi pareja es bienvenida.

  7. Pues llegué a ti por una entrevista que te hicieron y cada post que escribes me parece un lujazo. Enhorabuena.
    En este he echado de menos que igual da para un segundo artículo (igual ya has escrito sobre ello) alargar la parte de objetivos comunes económicos más allá de las vacaciones. Un coche, una futura inversión…
    ¿Cómo marcar objetivos financieros comunes con tu pareja?

    Muchas gracias!

  8. Muy interesante, yo utilizo una variante del método 2 que es todavía más socialdemócrata que el reparto proporcional que propones: el reparto progresivo.
    Esto es, el que gana más, aporta algo más. Por ejemplo: uno gana el 40% y el otro el 60%, pues el reparto, siempre pactado, puede ser 33% i 66% de aportación.
    Un saludo!

    1. Muchas gracias Damm por tu aportación,

      Sin duda enriquecedora. Lo importante es que sea un método que funcione para la pareja obviamente! 😉

      Saludos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *