Esclavos de la Libertad Financiera (crítica al movimiento FIRE)

Sólo un buen pensamiento crítico hará que tu incansable búsqueda de la libertad financiera no se convierta en un via crucis sin sentido.

Me apetecía escribir este post.
Es un post muy personal. Te aviso.

Y quien avisa no es traidor.

Empezamos.

Una conversación que me hizo pensar

El otro día estaba conversando con un muy buen amigo.
Un amigo con muchos millones de euros en el banco.
Pero muchos. 
Resultado de la venta de una empresa que fundó.
Y de repente va y me suelta:

-Ahora me he dado cuenta de qué lo único que realmente me motiva es que mis hijos estén orgullosos de lo que hago.

Me quedé pensando un buen rato.
Me gustó escuchar esta frase.
Da para pensar mucho.
La ambición humana acostumbra a ser insaciable.
Siempre queremos más.
Nuestra alta capacidad de adaptación hedónica hace que rápidamente nos acostumbremos a todo aquello bueno que nos pasa en la vida (y también a lo malo).

El capitalismo es un sistema económico que creo que a veces nos confunde.
Sin entrar en cuestiones filosóficas acerca si realmente es el mejor sistema o no, es evidente que el objetivo de acumular capital es en sí un objetivo sin final.
Es una carrera de fondo en la que siempre hay alguien que corre más rápido que tu.
Ahora es Elon Musk el que va ganando. 

Elon Musk respondió a Jeff Bezos a una publicación de auto-bombo de Amazon con una medalla de plata – indicando que Elon obviamente tiene la de oro al ser el más rico del mundo en el momento de escribir este artículo

Pero sólo va ganando por un rato.
Tarde o temprano vendrá otro.
Y así sucesivamente.

Cuando era pequeño no era consciente de lo que cuesta realmente ganar un euro.

Tuve la suerte de vivir en una familia de clase media-alta. Mis padres tuvieron periodos mejores y periodos peores. En todo caso siempre vivieron de su trabajo, nunca de su capital. Un progenitor con un buen trabajo. El otro tuve menos suerte profesionalmente hablando.

La ansiada libertad financiera que muchos anhelan y creen buscar implica vivir del capital.
Hay muchas formas de vivir del capital. Pero en general conozco bastante gente que es libre financieramente y la mayoría de ellos siguen trabajando a pesar de poder vivir sin problemas de su capital.

Cuando uno piensa en por qué siguen trabajando (para ellos con sus propias empresas o incluso para otros) a uno se le pueden ocurrir muchos motivos.

  • Quizás siguen trabajando para poder acumular más capital.
  • Quizás siguen trabajando porque son incapaces de ocupar el tiempo con actividades más placenteras que el trabajo en sí.
  • Quizás siguen trabajando para mantener su status (creo que ésta debe ser de las que más pesan).
  • Quizás siguen trabajando por miedo a lo desconocido.

Podríamos enumerar muchas más razones. Pero… en el fondo… creo que muchos de ellos siguen trabajando para que sus hijos o sus seres más queridos estén orgullosos de ellos.
Aunque quizás muchos no lo saben.

Si tienes hijos que aún no han empezado a trabajar y no trabajas porque eres libre financieramente: ¿qué ejemplo estás dando a tus hijos?

Los niños acostumbran a “copiar” comportamientos paternos. Ojo a lo que “ven” cuando miran arriba. Foto: Unsplash

Leo en muchos blogs y cuentas de Twitter una obsesión enfermiza por la libertad financiera pero sobretodo por el sueño de dejar de trabajar.
Pero la realidad nos indica lo contrario…
… los que consiguen la libertad financiera es consecuencia de tener éxito en sus trabajos/negocios… y ese éxito normalmente ha venido de trabajar bien (y también normalmente mucho).

Seguro que hay excepciones.
Por supuesto.
Pero no es lo normal.

Los humanos somos esclavos de nuestro éxito. Y si has conseguido la libertad financiera a base de trabajo va a ser muy difícil que dejes de trabajar cuando el trabajo te ha dado tanto fruto. Estamos cableados para repetir aquello que nos ha dado recompensa.

Quizás si no tienes hijos pienses distinto. Es posible (o no). Pero no es mi situación.

También creo que somos animales cambiantes. Lo que crees que deseas a los veinte, a los treinta y a los cuarenta pocas veces se parece.

Pero antes de que te obsesiones por ser “libre financieramente a cualquier precio” permíteme que comparta algunas reflexiones ya que creo, honestamente, que en la base del movimiento FIRE hay algunos conceptos que son muy discutibles.

Disparo.

Premisas FIRE que no se aguantan por ningún lado (en mi opinión claro)

Titular Erróneo #1.- “Vida binaria”: Sólo se puede exprimir la vida al máximo siendo libre financieramente

Es la premisa que menos me gusta del movimiento FIRE (recuerda: Finantial Independence, Retire Early). Parte de la premisa que sólo se puede vivir cuando uno es libre financieramente.

No.

Radicalmente No.

Al buscar titulares binarios (SÍ/NO) confundimos a la gente.

Se puede tener un trabajo de 8 horas diarias y “vivir la vida”. Sin duda.

Del mismo modo que se puede tener todo el tiempo del mundo debido a la no necesidad de tener que trabajar y desaprovechar tu vida día tras día.

De hecho, es curioso, a los seres humanos, los límites de tiempo nos ayudan en muchas ocasiones a aprovecharlo mucho más.

  • Estudias con mucha más fuerza si mañana es tu examen.
  • Te esfuerzas más en el gimnasio cuando defines sólo 5 minutos para hacer 100 burpees.
  • Tienes muchas más probabilidades de acabar de escribir un libro si tienes una fecha para entregarlo cercana.

El argumento clásico que utilizan los vendeFIREs es viajar. Es un argumento muy sencillo de exponer. Sólo si tienes una libertad absoluta vas a poder viajar constantemente.

Pero…

Viajar dónde quieras, cuándo quieras, cómo quieras… y casi eternamente.
Imagino que la mayoría no tendrán una familia numerosa que llevar consigo a todas partes ; )
Foto: Unsplash

Me encanta viajar. He tenido la fortuna de viajar mucho en mi vida y también he disfrutado mucho viviendo en varios países durante muchos años.

Y te aseguro que para la mayoría de los mortales viajar constantemente durante décadas es una quimera. De hecho, sería más un castigo que un privilegio.

Obviamente hay diferentes etapas vitales. No es lo mismo tener hijos que no tenerlos. Pero en todo caso, no todos queremos ser Peter Pan eternamente. No es lo natural.

No “compro” en ningún caso un titular que divide la vida en 2 partes:

  • La primera parte donde acumulas dinero y “aplazas tu vida”.
  • La segunda parte donde gastas el dinero acumulado “y vives la vida”.

Por favor, seamos serios.

Titular erróneo #2.- Sólo con la libertad máxima encontrarás “lo que realmente te gusta”

Mira.

Cuando tenía 10 años me encantaba el Popeye de Limón.

A los 20 años el Calippo de Lima-Limón pasó a ser mi preferido.

A los 30 años fue sin duda el Magnum Almendras.

Y a los 40 años sólo me chifla el helado natural de piñones (“ya ves que tengo gustos refinados”).

Nuestros gustos van cambiando.

Y es de nuevo, normal, que sea así.

También ocurre con nuestro trabajo y nuestra actividad profesional.

Por ello, creo que la búsqueda de la auto-realización personal y profesional es una búsqueda eterna. No tiene fecha de caducidad.
Además, la única forma que conozco acerca de conocer tus gustos es viviéndolos en primera persona.

Fórmate, ten experiencias diversas, aprende constantemente e intenta aprender lo que realmente quieres para ti en cada momento vital.

Sólo “estando activo” tendrás cierta capacidad de maniobrar y poder dedicar tiempo a lo que deseas en tu etapa vital.

Sin duda, “buscar tu Ikigay” constantemente, es un ejercicio bonito. Y muy retador.

Todos conocemos a gente que al retirarse (a temprana o avanzada edad) ha perdido el brillo en sus ojos.

Ponle valor al brillo de tus ojos y recuerda nunca dejar de buscar “lo que realmente te gusta” porque el día que creas que finalmente ya lo has encontrado, tu vida empezará a ser mucho más aburrida y predecible.

La vida son etapas.

Siempre.

Titular erróneo #3: La regla del 4% pone a salvo tu futuro económico

Mira.

Este titular es muy sencillo de explicar.

Nadie sabe tus necesidades futuras. Ni siquiera tú.

Nadie sabe la evolución futura de la bolsa de valores. Ni siquiera el amigo Paramés.

Nadie sabe cómo ni cuando será la próxima crisis salvaje que provocará caídas del valor de muchos activos de más del 50%. Ni siquiera el amigo Warren.

Así que, por favor, si para decir que tienes la libertad financiera necesitas hacer cálculos muy raros que implican hacer divisiones complejas y estimaciones futuras dignas de la Astronomía es probable que tu colchón no sea suficientemente alto.

O tienes realmente un colchón económico enorme o si te retiras pensando que eres libre financieramente añadirás mucha angustia a tu vida.

¿Dices ser libre financieramente y debes mirar cómo está la bolsa mensualmente?

No creo que lo seas.

No le pongas más presión a tu vida.

Mantente activo.

Sé capaz siempre de generar renta activa.

Te ayudará a disfrutar mucho más de tus rentas pasivas.

Punto final.

Nota: Si deseas entender más acerca de la regla del 4% puedes leer en qué consiste en el blog de La Hormiga Capitalista o por qué “parece” que ya no funciona en el siguiente enlace.

Titular erróneo #4: Obviar el poder de la autoestima al generar rentas activas

Cada vez que alguien te paga por trabajar estás demostrando tu utilidad a la sociedad.

Y somos seres sociales por definición. Necesitamos seguridad. Y la encontramos en la sociedad en muchas ocasiones.

Trabajar nos ayuda a incrementar nuestra autoestima (sin duda no es la única forma) y creo que todos hemos conocido las dificultades de las personas sin auto-estima o con una auto-estima baja.

Conclusión

No me confundáis por favor.

Hay muchos aspectos de la Libertad Financiera de los que soy un fan. Conceptos como:

  • No caer en la carrera de la rata constantemente incrementando nuestras necesidades ficticias.
  • Pensar en “lo que de verdad importa” (que rara vez es el trabajo).
  • Tomarse las pausas necesarias para pensar realmente en lo que uno quiere para su vida.
  • Tener un concepto del dinero como amplificador vital y no como un coleccionista que sólo busca acumular mayores cantidades.

Pero, incrementar nuestra opcionalidad futura nunca debe ser a costa de no vivir el presente.

Sacrificarse ahora para conseguir un futuro mayor es el camino. Siempre y cuando el sacrificio no implique sufrimiento y seamos hábiles para encontrar alegría y felicidad en ese sacrificio. Sino no me vale.

Un enfoque diferente para vivir mucho más en el presente: Hacerte algunas sencillas preguntas

Por eso, un enfoque que a mí me sirve para poner los pies en el suelo y no obsesionarme con los titulares erróneos que algunos buscadores de FIRE predican es el siguiente.

Dicen que la cultura de una empresa es lo que los empleados hacen cuando nadie los ve.

¿Cómo te comportas cuando nadie te ve?
Foto: Unsplash

Creo que nuestros comportamientos pueden estar muy influenciados por el hecho de hacernos constantemente algunas de las siguientes preguntas:

  • ¿Estarían nuestros hijos (o tus seres queridos si no tienes hijos) contentos con lo que estoy haciendo en este momento si me pudieran observar escondidos desde las alas de una mariposa gigante invisible?
  • ¿Qué hacemos con nuestra vida cuando nadie nos ve?
  • ¿Estarán mis hijos orgullosos de su padre si leen estos artículos que escribo en 10 años? ¿Y de los correos que escribo? ¿Y de los tweets que envío?
  • ¿Hago clickbait con llamativos títulos para captar la atención de más lectores o no lo hago?

Las respuestas a estas preguntas ayudan a tomar decisiones más alineadas contigo. Con el ser que deseas ser.

Estas preguntas son filtros maravillosos que nos pueden ayudar muchísimo a tomar decisiones difíciles. Para eso sirven los valores. Para tomar decisiones complejas.

¿Y sabes?
No siempre las mejores empresas son las que sobreviven al mercado. Ni los mejores emprendedores. Ni los mejores divulgadores.
A veces, sólo los más agresivos son los que sobreviven. Y gracias a eso consiguen grandes sumas de dinero.

Pero…
… ¿los hijos de estos agresivos triunfadores estarán orgullosos de sus padres?
No lo sé.
Tengo mis dudas.

Pero hay algo de lo que no dudo.
Quiero que mis hijos estén orgullosos de mí.
Y eso no tiene nada que ver con los ceros que hay (o haya en el futuro) en mi cuenta bancaria acabada en …5064726.

Deseo enormemente que vuestros hijos (o vuestros seres queridos) estén orgullosos de vosotros.
No creo que haya nada más importante. O al menos no se me ocurre.

¿Buscar la libertad financiera? Es un objetivo bonito.

¿Vivir la vida con virtud en el presente y sintiéndote orgulloso de tus actos? Es un objetivo innegociable.

Pocas cosas importan más que invertir tiempo en lo que (de verdad) importa.

¡Feliz inversión, inversores de vuestro tiempo!

Foto que encabeza el post: Hay cadenas que son invisibles a nuestros ojos (unsplash)


¿Qué opinas del movimiento FIRE? ¿Estás (o no) de acuerdo con mi visión? Me encantará conocer tu opinión en los comentarios.

Recuerda suscribirte a Inversor Directivo y descarga mi propia historia acerca de cómo pude comprar 5 viviendas en muy poco tiempo.

Únete también al canal de Telegram para recibir una píldora de conocimiento cada 10 días.

14 comentario en “Esclavos de la Libertad Financiera (crítica al movimiento FIRE)

  1. Hola Alberto,
    Me ha encantado el post. Coincido en cada una de tus afirmaciones.
    Dejé mi trabajo entre otras razones, porque no necesitaba el dinero para vivir. Había alcanzado la LF.
    Sin embargo detrás de todo eso hay un transfondo muy relacionado con todo lo que comentas en el post. Cambio de etapa, búsqueda del Ikigai, libertad de tiempo…
    He vuelto a trabajar, de otro modo totalmente distinto, donde prima el sentirme libre, reconocida, y porque no, de un ingreso que me olvide preocuparme de la bolsa o si mis inversiones crecen…
    Enhorabuena por el artículo!

  2. Coincido en que no hay que resignar la vida en búsqueda de la Libertad Financiera, porque quizás nunca llegue o porque quizás nos vayamos antes. En mi caso la busco, pero no dejo de vivir. Si por buscarla, resigno de viajar, salir con amigos o lo que sea que a uno le gusta, significa que no estoy disfrutando del camino.
    Respecto al trabajo, dignifica totalmente, pero lo hace cuando disfrutamos de lo que hacemos. Si llego a lograr la libertad financiera, no dejaría de trabajar, porque quizás mis mismas inversiones sean mi propio trabajo, o quizás elija trabajar por cuenta ajena para dar valor. La clave está en la palabra “elegir”. Llegado ese punto sabré que mis cuentas las pagan mis ingresos pasivos y utilizaré esa paz financiera para disfrutar aún mas el camino.
    Saludos!

    1. Poder elegir…
      Paz financiera…

      Muy de acuerdo en que estos conceptos que comentas nos ayudan a disfutar más del camino!

      Gracias Santi por tu comentario!

  3. Entiendo tus puntos de vista pero discrepo en bastantes cosas. Yo podría ser FIRE pero por emprender de nuevo ya no lo soy. No lo hice (re-emprender) por acumular sino porque me gustaba hacer cosas, error…cuando hacer cosas implica aguantar desplantes, humillaciones, silencios, y vivir viendo como menguan tus ahorros para nada, y además la sociedad te va a dejar tirado, porque a los 50y igual ya nadie te emplea, y aunque hayas cotizado 25 años por lo máximo tu pensión puede ser la mínima (a los que cotizando lo mismo pero al revés en el tiempo es justo al revés…se premia con la máxima o casi).

    Para mi buscar el FIRE debería ser una obligación y un valor a transmitir a los hijos, quien los tenga, una etapa de sacrificio y una etapa de libertad. En mi caso no quiero viajar, tampoco vivir privándome de cosas (otra cosa es que no soy de gustos caros), la libertad es poder formarme de lo que me interesa, divulgar aunque no genere ingresos, el vivir sin preocuparme del dinero y sobretodo acabar con las humillaciones que muchas veces supone el mundo del trabajo. Poder dormir tranquilo. Hay que protegerse de la mentira de esa sociedad dice “no dejar nadie atrás” pero a los que estafaban vendiendo preferentes los hicieron FIRE desde los 52 con dinero público mientras que otros que perdieron empleos en otros sectores quedándose al pairo penarán 10-15 con minisubsidios para cobrar la pensión mínima finalmente.

    También creo que el FIRE común no es el veinte o treintañero que ha supertriunfado con un emprendimiento o con un supertrabajo, el FIRE común será aquel que a los 40 y mucho o 50 y pocos tiene para vivir y cotizar mediante convenio especial a la SS para asegurar una pensión contributiva decente para tener una renta “activa” (trabajo diferido) que le haga menos dependiente de la regla del 4%. Ojo, a partir de FIREs no tan temprano y con renta de pensión, el patrimonio puede ir comiéndose poco a poco no solo la revalorización, solo hay que calcular 105 años para ponerse ya en una longevidad extrema.

    Creo que tiene sentido liberar años de trabajo (mucho más sentido que bajar horas semanales), liberar puestos de trabajo para nuevas generaciones, que una con muchos más “libres con salud” permita desarrollar nuevas economías aunque sean con gastos contenidos. Imaginemos una España con todas las casas rurales ocupadas entre semana los meses de temporada baja, y los sitios de comer de esos pueblos siempre llenos.

    1. Wow Juan!
      Me ha encantado leer todo tu comentario.

      Creo que has lanzado varias ideas potentes.
      Y me encanta que discrepes.
      Buenas discusiones = Buenas decisiones

      Me quedo con tu chip de emprendedor. Emprender es muy adictivo. Y sin duda creo que en tu caso el aprendizaje constante es lo que te mueve en tu día a día.

      Te envío un fuerte abrazo y gracias por pasarte de nuevo por el blog por comentar.
      ¡Saludos!

  4. Brutal el post por lo conciso y directo de los mensajes, enhorabuena… Quise ser FIRE antes de saber lo que significaba esa palabra, mi idea era retirarme a los 50 a mi casa de la playa con mi “independencia financiera” conseguida… tengo 49, tengo ingresos activos altos y pasivos suficientes para retirarme el año que viene a cumplir mi “sueño” sin problemas pero efectivamente, creo que ver a mis hijos en la universidad viendo como su padre se siente activo, viaja por el mundo por trabajo y les contagia esa manera de vivir y seguir haciendo cosas que le gustan hace que la vida tenga ese sentido, ese Ikigai que cuesta tanto sacar a la luz… y disfrutar con él

    1. Enhorabuena José Luis por tu historia…
      … y gracias por compartirla con todos nosotros!

      Disfruta de tu Ikigai!

      Saludos!

  5. Yo no trabajo desde el 20013 que me despidieron y te aseguro que estoy muy agusto, lo que si hago es gestionar mis inversiones en bolsa porque tengo una cartera de acciones muy amplia que me da dividendos, como dijo confucio haz algo que te guste y no tendrás que trabajar en la vida.

    1. Gracias Javi por compartir tu historia.
      Confucio sin duda era un sabio de entre los sabios.
      Saludos! 😉

  6. Increíble artículo Alberto. Soy muy fan de la libertad financiera y, para mí, la verdadera riqueza es ser dueño de todo mi tiempo y tomar decisiones sin pensar en el dinero.
    Alcanzarla no es un camino de rosas, requiere trabajo y disciplina, pero lo importante es disfrutar el camino teniendo un objetivo claro, ya que lo alcances o no, tienes una buena motivación para levantarte por la mañana con otra actitud.
    No me cabe duda que seguiremos haciendo cosas incluso si algún día llegamos a ella, pero hacerlas decidiendo libremente sin sentirse obligado ni aceptando cualquier cosa, es un auténtico éxito.
    A veces tiene más lógica buscar cosas fáciles y sencillas, sin tener que complicarse buscando objetivos extremadamente ambiciosos, para llegar a cierta edad y empezar a hacer esas cosas que, realmente, podías estar haciendo desde ya.

    1. Gracias Marc por tu comentario.
      Sin duda estoy muy de acuerdo.
      De hecho, el tiempo es lo único que realmente nos pertenece. Y además no sabemos hasta cuando…
      Qué placer volver a tenerte por aquí.

      Saludos!

  7. Totalmente de acuerdo. Me gustan muchos aspectos de la libertatad financiera, pero creo que postponen el disfrutar y decidir sobre tu propia vida, por luchar por un futuro que tal vez no es el que te guste cuando llegue.

    El ser humano evoluciona por lo que es mejor luchar por lo que crees que es libertad a día de hoy. En el futuro puede ser otra cosa… ya llegará

Responder a Alberto P. Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *